Monthly Archive mayo 2021

PorAntasur

Cómo contratar un seguro para el perro: ¿Qué cubren? ¿Cuánto cuestan? ¿Son obligatorios en España?

Un perro, además de una mascota, es un miembro más de la familia y por ello muchas personas optan por contratar un seguro que proporcione la mejor asistencia veterinaria y cobertura ante cualquier imprevisto. Sin embargo, ¿es obligatorio contratar un seguro?

En primer lugar, resulta obligatorio asegurar a los perros que sean considerados como potencialmente peligrosos (PPP). Así lo recoge el Real Decreto 287/2002 en el artículo 3, que establece que para obtener la licencia de tenencia de estos animales será necesario la acreditación de «haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daño a terceros con una cobertura no inferior a 120.000 euros».

¿En qué casos no es obligatorio?
¿Por qué es necesario contratar esta póliza? Para aquellas circunstancias que representen un riesgo grave de generar daño como mordidas. No obstante, «si tu perro no está entre las razas de PPP, no existe ninguna obligatoriedad de asegurarlo», explican en Seguros Mapfre.

En cualquier caso, muchas personas deciden contratar una póliza para estar prevenidas ante cualquier posible accidente o para urgencias veterinarias. Además, en algunas regiones de España es obligatorio tener un seguro de responsabilidad civil, sean perros considerados de raza peligrosa o no.

¿Qué cobertura suelen ofrecer?
La cobertura y el precio dependerán del tipo de animal, esto es, de su tamaño y de su raza. Así, la mayoría de seguros suelen incluir sin coste alguno las revisiones y consultas en el veterinario, determinadas vacunas o reducciones en operaciones y tratamientos.

También incorporan una determinada cantidad destinada a la responsabilidad civil para cubrir posibles daños a terceros, defensa jurídica, cobertura de gastos judiciales y asistencia telefónica. En el caso de Mapfre, su seguro para mascotas incluye el daño que pueda sufrir el animal, por accidente, robo o extravío; consultas; medicación; pruebas diagnósticas; intervenciones; estancias en residencias en caso de hospitalización, o defensa jurídica ante una denuncia, entre otras coberturas.

Así, la prima a abonar dependerá de la cobertura, por lo que a nivel general los precios en España suelen situarse entre los 50 y 200 euros para razas consideradas como más peligrosas y entre los 20 y 100 euros para el resto de razas.

FUENTE: 20minutos.es

PorAntasur

Seguros que desgravan en la Declaración de la Renta

Como todos los años, llega la época de presentar la Declaración de la Renta. Y aunque ya estemos cansados de hacerla, seguimos haciéndonos muchas preguntas con respecto a ella. Una de las más comunes es: ¿desgravan los seguros? ¿Cuáles y en qué condiciones? A continuación os explicamos todo lo relacionado con la desgravación fiscal de seguros.

Seguros de hogar y vinculados a la hipoteca
Los seguros de hogar y de vida, en algunos casos, pueden tener ciertas ventajas fiscales en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Pero para que puedan desgravar deben estar vinculados a un préstamo hipotecario de la vivienda habitual.

Se trata de cantidades incluidas dentro de la deducción por adquisición de vivienda habitual. Lo que quiere decir que solo podrás deducir importes si se contrataron al mismo tiempo que firmabas la hipoteca de compra o rehabilitación del hogar.

Así que si tu banco te exigió la contratación de un seguro de vida u hogar para la concesión del préstamo para adquirir tu vivienda podrás desgravar tus seguros para la declaración del IRPF.

Seguros de vida
Las deducciones del seguro de vida dependerán de si el tomador del seguro y el beneficiario son o no la misma persona. Si ambas partes son la misma persona, la tributación se hace por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero si quien lo cobra es una persona distinta, tributará mediante el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

Cuando el tomador y el beneficiario son la misma persona, el seguro abonará una cantidad cuando se alcance cierta edad. Si esa cantidad se cobra en forma de capital, se aplica una fiscalidad similar y una base imponible a la de otros productos financieros. Dentro del IRPF estos seguros forman parte del Rendimiento de Capital Mobiliario (RCM), por lo que su tributación es diferente:

Entre 0 a 5.999 € el tipo impositivo será del 21%.
Entre 6.000 € y 24.000 € el tipo impositivo será del 25%.
A partir de 24.000 € el tipo impositivo será del 27%.

El beneficio se obtiene restando al capital obtenido las primas satisfechas. Además, la empresa aseguradora practicará una retención de IRPF del 19% sobre el rendimiento. Si la cantidad se percibe en forma de renta, se aplica una fiscalidad similar a los Rendimientos del Capital Mobiliario, con una base imponible al ahorro del 19%.

Asimismo, el impuesto recoge reducciones de la Base Imponible dependiendo del grado de parentesco del beneficiario: cuando el beneficiario es el cónyuge, un ascendiente o un descendiente de hasta 9.195,49 euros por heredero de forma general, una cantidad que dependerá de cada comunidad autónoma, ya que este es un tributo cedido a las autonomías. Si la persona fallece como consecuencia de un acto terrorista o en misiones humanitarias o de paz, la reducción no tiene límites.

Seguros de salud
La desgravación fiscal de contratar un seguro de salud repercute, directamente, en las empresas y en los autónomos. Existen ventajas fiscales cuando la contratación la realiza un autónomo o empresario para él, su familia o sus empleados. Por el contrario, no existe ningún tipo de efecto fiscal cuando el que contrata el seguro es un particular sin actividad empresarial o profesional.

Sin embargo, indirectamente, los trabajadores por cuenta ajena también pueden conseguir una importante ventajas fiscal si negocia con la empresa la contratación de un seguro de salud para él y/o los miembros de sus unidad familiar.

FUENTE: previsorageneral.com

PorAntasur

La DGT recuerda los nuevos límites de velocidad que entran en vigor el 11 de mayo

En el conjunto de modificaciones de Tráfico aprobadas recientemente, se encuentran los nuevos límites de velocidad a los que deberemos circular dentro de poco en ciudad o poblado. ¿Cuáles serán las multas por infringirlos? ¿Qué límite tendrán travesías y autovías urbanas? Lo repasamos.

Son varios los cambios en materia de seguridad vial que han sido aprobados a finales del año pasado, aunque no todos están todavía activos, como es el caso de la reducción de los límites de velocidad en carreteras urbanas. Sí lo ha hecho por ejemplo la nueva normativa para patinetes eléctricos, que entró en vigor a principios de enero.

La normativa que recoge los nuevos límites de velocidad en ciudad, reduciéndolos de forma genérica a 30 km/h en vías con un carril por sentido (anteriormente el genérico era de 50 km/h independientemente de los carriles), tardará aún unas semanas en estar activa, aunque dicho límite ya está siendo aplicado por varios ayuntamientos en España, que se adelantaron a esta cacareada reforma de Pere Navarro.

La DGT señala que este plazo se fija para dar margen a los ciudadanos a conocer la normativa, así como para que los municipios adapten la señalización.

Nuevos límites de velocidad en ciudad

En el RDL del 10 de noviembre se recoge que los límites genéricos de velocidad en carreteras urbanas serán de:
20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera.
30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación.
50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

No obstante, hay que tener en cuenta que los carriles reservados para la circulación de determinados vehículos o usuarios, como los de uso exclusivo para el transporte público, no se contabilizan. Por ejemplo, si una calle tiene un carril pero dispone además de uno para bus/taxi, se aplicará el límite de 30 km/h pues se considera que solo hay un carril para ese sentido.

De igual manera, la nueva normativa permite que estas nuevas velocidades genéricas puedan ser reducidas por los Ayuntamientos si así lo consideran, aunque deberán instalar previamente la señalización que indique el límite diferente.

Por otro lado, excepcionalmente, la Autoridad municipal podrá aumentar la velocidad en vías de un único carril por sentido, hasta una velocidad máxima de 50 km/h.

FUENTE: motorpasion.com

PorAntasur

Viajar en autocaravana: las cinco multas más habituales

Lo que para muchos era una opción solo apta para aventureros, ha pasado a convertirse en las vacaciones perfectas para muchos con la llegada de la pandemia. Salir de viaje con la casa a cuestas elimina muchos temores en tiempos de COVID; pero para evitar volver a casa con alguna sanción es importante conocer qué establece la legislación al respecto. Con la ayuda del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) repasamos las cinco multas más frecuentes entre quienes viajan en autocaravana.

  1. Multas por aparcamiento indebido
    El artículo 93 del Reglamento General de Circulación establece que «la parada y estacionamiento en vías urbanas se regulará por ordenanza municipal, y podrán adoptarse las medidas necesarias para evitar el entorpecimiento del tráfico».

Los expertos de CEA explican que «las autocaravanas pueden parar y estacionar en las mismas condiciones y con las mismas limitaciones que cualquier otro vehículo, salvo que exista una ordenanza municipal expresa en contra del aparcamiento de vehículos vivienda dentro del término municipal o algunas zonas concretas y su correspondiente señalización». De ahí que las furgonetas camper y autocaravanas bien estacionadas no deberían ser multadas por el simple hecho de aparcar.

«La cuantía de la multa dependería de la normativa aplicada en cada municipio», matizan.

  1. ¿Pernoctar o acampar?
    Se puede pernoctar en la caravana si no existe un aviso de prohibición expreso y siempre y cuando no se saque ningún elemento fuera del vehículo. En caso de desplegar o sacar elementos exteriores como mesas, sillas o toldos, se considera acampada y eso sí puede ser motivo de sanción, al igual que por verter líquidos en el exterior o cocinar en la calle.

«La acampada en España está prácticamente está prohibida en todo el territorio a consecuencia de las diferentes normativas de Ayuntamientos y CCAA», aseguran los abogados de la empresa de defensa del automovilista.

  1. Acampar en la costa
    La Ley de Costas prohíbe aparcar tanto en playas como en sus zonas de influencia con una sanción de 40 euros por metro cuadrado de superficie ocupada.
  2. Acampar en espacios protegidos
    Preservar los espacios naturales hace que el estacionamiento en estas zonas sea sancionado con multas elevadas por lo que es conveniente informarse previamente de los lugares que hay autorizados para campistas y donde se pueden dejar los residuos que generemos.

Los 15 mejores campings de España: de montaña, de playa y para la familia

Si queremos disfrutar de Parques Naturales podremos hacerlo, pero siempre teniendo en cuenta qué normas se aplican, pues en muchos casos la acampada estará prohibida. Además, el estacionamiento está limitado exclusivamente a ciertas zonas habilitadas y, por lo tanto, la misma limitación se aplicaría a la pernocta.

  1. Exceso de velocidad
    En cuanto a la velocidad, las autocaravanas no deben superar los límites establecidos de 120 km/hora en autopistas y autovías, y de 90 km/hora en carreteras convencionales, siempre que el vehículo no supere los 3.500 kg. En entornos urbanos o ciudades, hay que respetar los límites establecidos en las diferentes calzadas.

Otra cosa es que viajemos en una furgoneta camperizada sin homologar. En este caso, la limitación es de tendría una limitación de 90 km/h en autopistas y autovías y de 80 km/h en carreteras convencionales, mientras que los vehículos mixtos adaptables tendrán un límite de 100 y 90 km/h respectivamente.

FUENTE: autobilde.es