Monthly Archive octubre 2021

PorAntasur

Estas son las multas más caras de Tráfico: hasta 20.000 euros que te pueden poner

La DGT contempla un buen puñado de multas que, en función de la gravedad, alguna podría alcanzar los 20.000 euros. ¿Cuáles son?

Si bien la mayoría de multas de tráfico se agrupan en multas leves, graves y muy graves, cuyo importe máximo (en el caso de estas últimas) suele ascender a 500 euros –y 6 puntos menos en el carné–, existen otro tipo de multas cuya sanción económica es mucho, mucho mayor.

Conducir con un inhibidor de radares, sin el seguro obligatorio, por consumo excesivo de alcohol y de drogas, por alteración de la vía pública… No querrás que te pongan una multa de este tipo: por tu seguridad, por la del resto de usuarios de la vía y porque las correspondientes multas alcanzan las cuatro cifras. Esto es lo que dice la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial al respecto.

MULTAS DE HASTA 1.000 EUROS
Aquí tenemos que hablar de las sanciones por conducir bajo los efectos de las drogas y del alcohol. Recuerda que la tasa de alcohol permitida es 0,25 mg/l en aire espirado como máximo (0,15 mg/l para conductores noveles y profesionales). Si superas ese límite y es inferior a 0,50 mg/l, la multa se considera grave y serás sancionado con 500 euros, aparte de la pérdida de puntos.

Si el resultado es superior a 0,50 mg/l, la multa ya es de 1.000 euros (y 4 o 6 puntos menos); y si ya superas los 0,60 mg/l, entraría en juego el Código Penal y podrías enfrentarte a penas de prisión de 3 a 6 meses y a la retirada del carné durante de uno a cuatro años.

Con las drogas la permisividad es menor: si te pillan conduciendo bajo los efectos de las drogas, la sanción es directa de 1.000 euros y, como en el caso del alcohol, 6 puntos menos en el carné. Si las sustancias son tóxicas, estupefaciente o psicotrópicas, ya se considera delito y las penas podrían ser como las comentadas anteriormente.

Si un conductor se niega a pasar el control de alcoholemia o de drogas ante los agentes de tráfico, se enfrenta a una multa de otros 1.000 euros, a penas de prisión de seis meses a un año y la privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

MULTAS DE HASTA 3.005 EUROS
La sanción por no tener contratado el seguro obligatorio de responsabilidad civil se castiga con multas que van desde los 601 hasta los 3.005 euros, en función del tipo de vehículo y del tipo de permiso exigido para conducirlo. Aunque no se considere un delito conducir sin seguro –sí es obligatorio, no obstante–, la multa puede ser cuantiosa y, en caso de accidente, el conductor tendrá que afrontar los pagos y posibles indemnizaciones con dinero de su bolsillo.

MULTAS DE HASTA 6.000 EUROS
No solo por utilizar un inhibidor de radar en el coche para alterar el funcionamiento de estos radares, sino que también te pueden sancionar con esa cuantiosa multa por el mero hecho de llevarlo en el coche. Además, perderás 6 puntos en el carné. En el caso de “cazar” al taller responsable de la instalación de un inhibidor de radar, la multa para dicho taller asciende a 30.000 euros.

MULTAS DE HASTA 20.000 EUROS
Estas sanciones pueden alcanzar cuantiosas cifras: la retirada, ocultación, alteración o deterioro de las señales permanentes u ocasionales de la carretera se castiga con multas desde los 3.000 hasta los 20.000 euros. Lo mismo para los que hagan obras en la vía sin la autorización correspondiente, así como para los que causen daños a la infraestructura de la vía, realicen “alteraciones a la circulación debidos a la masa o a las dimensiones del vehículo, cuando se carezca de la correspondiente autorización administrativa o se hayan incumplido las condiciones de la misma, con independencia de la obligación de la reparación del daño causado”

Fuente: autopista.es

PorAntasur

Seguro de pérdida de beneficios por interrupción de la empresa como consecuencia de la COVID-19

La nueva doctrina jurisprudencial ha sido bien recibida, siendo necesaria no solo por las empresas con esta tipología de seguros, sino también para las entidades aseguradores, así como para jueces y abogados encargados de interpretar la ley

Existe una nueva doctrina jurisprudencial que se pronuncia sobre una cuestión de rabiosa actualidad, en concreto, sobre la interpretación de determinadas pólizas de seguros y la cobertura del riesgo derivado de la interrupción de la actividad empresarial como consecuencia de la COVID-19.

Como era de esperar, esta nueva doctrina jurisprudencial ha sido bien recibida, siendo necesaria no solo por las empresas con esta tipología de seguros, sino también para las entidades aseguradores, así como para jueces y abogados encargados de interpretar la ley.

Entre otros, los criterios implantados son los siguientes:

a) El primer supuesto analiza si deben considerarse incorporadas a la póliza unas condiciones generales que ni siquiera han sido entregadas al asegurado y que precisamente abordan la cuestión de la cobertura de pérdida de beneficios por determinados acontecimientos que incluyen el cierre del local por la situación de la pandemia.

El Tribunal concluye que las condiciones generales no fueron incorporadas al contrato. No obstante, llega a una conclusión esencial sobre la cuestión al indicar que «… la cobertura de paralización de actividad se establece de manera independiente y no condicionada para todos los supuestos de paralización de actividad. La cobertura, así, es clara a favor del asegurado».

b) El segundo supuesto versa sobre la interpretación de la inclusión en la póliza de la siguiente clausula: «las pérdidas que usted sufra con motivo de la paralización parcial o total de la actividad de negocio asegurado, a consecuencia de cualquier siniestro cuyos daños materiales encuentren amparados por esta póliza».

El tribunal, para poder juzgar la existencia o no de cobertura a favor de la asegurada, llega a las siguientes determinaciones:

  • La pandemia del COVID-19 no es una causa de fuerza mayor del artículo 1.105 del Código Civil en tanto en cuanto la «…imprevisibilidad como elemento definidor de la misma no se aprecia por cuanto la posibilidad de sufrir pandemias periódicamente es un hecho reconocido por el propio sector asegurador».
  • En lo que respecta a la interpretación del clausulado, la cláusula en cuestión se encuadraría en aquellas que tratan de limitar el riesgo. A diferencia de las cláusulas propiamente delimitadoras del riesgo asumido.
  • En atención a lo indicado, debe considerarse incluido en la cobertura de la póliza la situación generada por las medidas adoptadas para frenar la expansión de la COVID-19 y entre ellas el cese de la actividad del negocio asegurado impuesto gubernativamente.

Dichas sentencias indicadas son la Sentencia de la Audiencia Provincial de Girona de 16 de junio de 2021 de la Sección 2ª  y la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia 14 de Granada de 21 de julio de 2021.

De esta manera, vemos que resulta esencial contar con un asesoramiento experto en lo que respecta a la suscripción de pólizas de seguros de este tipo o la reclamación judicial cuando la aseguradora entienda que se excluye una cobertura de este tipo, así como expertos conocedores del mercado que puedan obtener la mejor póliza de entre toda la competencia existente en lo que respecta a este punto.

Fuente: juridicas.com

PorAntasur

¿Cubre el seguro del coche y la moto los daños causados por actos vandálicos?

En las últimas semanas, en Barcelona, han tenido lugar diversos macrobotellones que han derivado en comportamientos incívicos, con destrozos y quema de vehículos

Aparcar el coche en la calle no es la mejor de las opciones. Sin embargo, a veces no queda otra, y ya sea por los precios prohibitivos de las plazas de aparcamiento de las grandes ciudades o bien porque simplemente no hay dónde estacionar, nos vemos obligados a dejar nuestro vehículo a la intemperie, y a exponerlo a los riesgos que esto conlleva.

En este artículo vamos a tratar uno de los temas que más preocupan a las personas que dejan sus vehículos durmiendo en la calle: los actos vandálicos. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana, durante las fiestas de la Mercè de Barcelona tuvo lugar un macrobotellón que reunió a miles de personas y que derivó en numerosos actos vandálicos como la quema de vehículos. En casos ¿están cubiertos por el seguro?

¿Qué se considera vandalismo o acto vandálico?
Este concepto hace referencia a cualquier desperfecto, ya sea de mayor o menor envergadura, que se haya producido en un vehículo con la única y exclusiva intención de causar daños. Este tipo de acto puede incluir arañazos, abolladuras, roturas de espejos o de lunas o, incluso, el incendio de un vehículo.

¿El seguro cubre este tipo de daños?
Antes de analizar esta cuestión, es importante saber si conocemos o no el responsable del acto. En caso afirmativo, será él quien se encargue de pagar los desperfectos ocasionados. Sin embargo, si no aparece el autor de los hechos, la indemnización dependerá únicamente del tipo de póliza de seguro que tengamos contratada.

En este punto, deberemos comprobar si nuestro seguro tiene contratada la cobertura de daños propios, “que es la que cubre los actos malintencionados causados por terceros no identificados, siempre que los desperfectos no puedan ser asumidos por otras coberturas como la de incendio, robo o rotura de lunas», apuntan desde Arpem Seguros.

Este tipo de cobertura va incluida en las pólizas a todo riesgo, por lo que si dispones de ella el seguro se hará cargo de los desperfectos, cubriendo todos los gastos hasta el límite fijado en el condicionado de la póliza. Si el seguro es con franquicia, de la indemnización que recibiremos deberemos descontar el importe de la franquicia, del que se hace cargo el propio asegurado.

En el caso de los seguros a terceros, Arpem indica que estos “solo cubren los daños que nosotros podemos causar a terceras personas, pero no los daños que sufra el vehículo asegurado. Sin embargo, puedes ampliar esta modalidad de seguro con otras coberturas como las antes mencionadas de robo, incendio o rotura de lunas”.

¿Qué puede cubrir la garantía de rotura de lunas?
Las pólizas que incluyen este tipo de cobertura se encargan de cubrir los desperfectos que se hayan realizado en las lunas básicas del vehículo, es decir, parabrisas delantero, luneta trasera y ventanillas laterales, apuntan desde Seguros El Corte Inglés. En la mayoría de los casos no incluyen los espejos retrovisores, el techo solar o lunas tintadas, aunque estas vengan de serie o estén homologadas. Durante los disturbios, los vándalos no tienen muchos miramientos, así que lo más recomendable es que te preocupes de añadir estos componentes para que estén cubiertos en tu póliza.

¿Y la cobertura de incendio?
Si dispones de esta cobertura específica, la aseguradora te indemnizará con el valor del vehículo o de su reparación. No obstante, Seguros El Corte Inglés indica que hay ciertas situaciones como, por ejemplo, los incendios por accidentes, por averías del vehículo o circunstancias meteorológicas y externas que quedaran exentas.

¿Y si mi coche ha sido forzado?
Cuando nos encontremos desperfectos en nuestro vehículo, es muy importante analizar si los daños han sido causados porque sí, sin ningún objetivo, o si, al contrario, estos se han producido como consecuencia de que alguien ha intentado forzar el vehículo con el fin de robarlo. Este segundo caso no se considera acto vandálico ya que los daños son “circunstancia colateral ocurrida porque existía un ánimo de lucro (los bienes de tu propiedad que pudiera encontrar dentro del habitáculo, además de tu vehículo si era su intención llevárselo también). Únicamente se reparará el elemento dañado o se recibirá compensación económica si esta circunstancia estaba asegurada en nuestra póliza”, indican desde Seguros El Corte Inglés.

¿Cubrirá el Consorcio los daños a motos y coches ocasionados durante este fin de semana en las fiestas de la Mercè?
La única manera de que los afectados salgan indemnizados es que los daños sean catalogados de «riesgos extraordinarios». Este concepto hace referencia a los desperfectos producidos a consecuencia de fenómenos de la naturaleza, hechos ocasionados violentamente como consecuencia de terrorismo, rebelión, sedición, motín, tumulto popular, y hechos o actuaciones de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en tiempo de paz.

Estos daños los asume el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), una aseguradora pública del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. En los supuestos citados en el párrafo anterior, no se harán distinciones entre los que tienen una póliza a todo riesgo y los titulares de una póliza de daños a terceros. Todos serán indemnizados, incluso los ciclomotores, motocicletas, vehículos agrícolas o quads que solo tengan contratada la cobertura de responsabilidad civil. La única condición será que el propietario de la motocicleta o del vehículo afectado deberá tener contratada y al corriente de pago una póliza de seguros.

Según nos informa Alejandro Izuzquiza, Director de Operaciones del CCS, los disturbios de Barcelona entrarían en el concepto de «tumulto popular» de nuestra legislación, en el sentido de que son daños provocados por actuaciones violentas en grupo. Lo determinante es la violencia de las acciones; la existencia de un tumulto, es decir, que no se trata de actuaciones realizadas en el contexto individualizado o de un grupo reducido (el aspecto «tumultuario» es lo clave).

«El CCS considera que los acontecimientos sucedidos en Barcelona fueron de carácter tumultuario, por eso se prevé que se solicite a las autoridades gubernativas o judiciales información sobre cómo se desarrolló para que se pueda concluir si lo que ha acontecido es un «simple» acto vandálico o si se trata de actuación en masa/tumultuaria», afirma Izuzquiza.

¿Con qué cantidad me van a indemnizar?
El CCS valora los daños e indemniza al asegurado con arreglo a las cláusulas del contrato de seguro que hubiese contratado el afectado con su aseguradora, y con el límite que señala la Ley de Contrato de Seguro, que es el capital asegurado en el contrato de seguro. La indemnización se abona directamente al asegurado mediante transferencia bancaria, señala Izuzquiza.

La reclamación al Consorcio se puede hacer por dos vías alternativas. Llamando al centro de atención telefónica (teléfono gratuito del CCS 900 222 665) o por internet en la página web del CCS. El asegurado afectado tiene que dar sus datos, los del bien que ha resultado dañado y los de su seguro (aseguradora y número de póliza de seguro). Al concluir la conversación telefónica o la cumplimentación de las pantallas en la web, el siniestro queda automáticamente registrado en el sistema informático del CCS y se le da al asegurado su número de referencia. A continuación, el CCS asigna un perito para que contacte con el asegurado afectado y concierten la visita para hacer la peritación.

¿Qué ocurre con los daños causados por actos vandálicos que no son consecuencia de tumultos populares?
Fuera de los anteriores supuestos, considerados consorciables, será la compañía aseguradora con la que se tenga contratada la póliza de seguro la que se haga cargo de los daños causados por actos vandálicos, siempre que el propietario del coche o la moto tenga contratada una garantía que los ampare, apunta Luis Miguel Garcia Perez, Claims Vendor Management Manager de Zurich Seguros.

Fuente: lavanguardia.com

PorAntasur

El Consorcio de Compensación inicia los pagos a los afectados por el volcán de La Palma

El número de solicitudes de indemnización ascienden a 289 correspondientes a 230 viviendas, 43 vehículos, 15 comercios y 1 industria

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) ha empezado a realizar los primeros pagos a asegurados afectados por el volcán de La Palma, por un total de 624.243 euros correspondientes a viviendas destruidas por la lava.

En un comunicado, el CCS explica que hasta el momento ha recibido 289 solicitudes de indemnización, correspondientes a 230 viviendas, 43 vehículos, 15 comercios y 1 industria y procedentes de Los Llanos de Aridane (201), El Paso (73), Tazacorte (7), Breña Alta (4), Villa de Mazo (3) y Santa Cruz de la Palma (1).

Estas solicitudes han sido entregadas al equipo de peritos, de manera que una vez que estos concluyan sus informes y finalice el estudio de los contratos de seguros de los afectados, el CCS hará los correspondientes abonos.

La mayor parte de las solicitudes, un 72 %, se han realizado a través de la página web del consorcio y el resto, de manera telefónica o en papel.

En un 56 % de los casos han sido las propias aseguradoras quienes han solicitado la indemnización en nombre de sus asegurados; en un 33 %, los mediadores, y en el 11 % restante, los propios afectados.

El Consorcio recuerda en el comunicado que solo pueden solicitar la indemnización los afectados asegurados y recomienda que la petición se realice a través de la aseguradora o el mediador, especialmente en caso de no poder acceder a la póliza.

AFECTADOS POR LA DANA

El CCS también ha informado de que ha recibido 17.001 solicitudes de indemnización por daños de inundación de los episodios de Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) de septiembre, por un coste estimado de más de 87 millones de euros.
La primera DANA, en los primeros días de septiembre, generó 11.638 solicitudes por un coste de 59 millones de euros, sobre todo correspondientes a viviendas (7.006), vehículos (3.420) y comercios (1.015).

El segundo episodio de inundaciones, a finales de septiembre, ha derivado en 5.363 solicitudes de indemnización, por 28,3 millones de euros, también centradas en viviendas (2.518), vehículos (2.108) y comercios (646).

Fuente: eldia.es