Monthly Archive abril 2022

PorAntasur

Qué gastos se puede deducir un autónomo en la Renta con sus seguros

La cita con Hacienda está a la vuelta de la esquina. La campaña para presentar la declaración de la Renta correspondiente a 2021 arranca el próximo 6 de abril y se prolongará hasta el 30 de junio.

Son varias las referencias que conviene incluir a la hora de rendir cuentas con la Agencia Tributaria. Si eres autónomo y tienes algún tipo de seguro, te recordamos que puedes desgravarlo.

En líneas generales, Alejandro Albouy, socio fundador de Save Autonomos by AXA, explica que “es posible deducir aquellas primas devengadas o satisfechas por contratos de seguros de bienes, derechos y productos necesarios para el desarrollo de la actividad profesional, así como las de determinados contratos de seguros vinculados al propio autónomo; por ejemplo, las referentes al seguro de enfermedad, responsabilidad civil, del vehículo, multirriesgo del local, etc.”

Seguro de responsabilidad civil

Sea un seguro de responsabilidad civil general o profesional, Hacienda permite desgravar la cantidad íntegra de lo pagado en primas, siempre y cuando las coberturas contratadas estén centradas en proteger al autónomo frente a las eventualidades relacionadas con su actividad económica.

Seguro médico

Aunque no está directamente relacionado con la actividad económica, puede incluirse en la declaración. Se refiere a los seguros de baja laboral, por diagnóstico de enfermedades graves, de asistencia sanitaria… y todos los relacionados con la salud.

En este caso sí se establece un límite: 500 euros anuales sobre el total de las primas pagadas por el autónomo y por cada miembro de la familia con cobertura (cónyuge e hijos menores de 25 años); si alguno tuviera una discapacidad reconocida, el tope se amplía a los 1.500 euros por año.

Alejandro Albouy añade, que “la prestación percibida por el seguro de enfermedad tributará como ganancia patrimonial (salvo en caso de invalidez) en el IRPF”.

Seguro de vehículo

Solo se desgravan los gastos inherentes al desarrollo de la actividad: transporte de mercancías; de viajeros; enseñanza de conductores o pilotos; desplazamientos profesionales de representantes o agentes comerciales, y de los vehículos destinados a ser objeto de cesión de uso con habitualidad y onerosidad.

Dos matizaciones: Si se tratara de una moto o un turismo, hay que demostrar que se utiliza en exclusividad para la actividad económica. Si se hiciera cualquier uso personal —aunque sea en un porcentaje ínfimo— Hacienda lo desestima como afectado a la empresa y no permite desgravar ningún gasto vinculado a éste.

Seguros para el empleado

Si tiene empleados podrá deducir también los costes por los seguros de salud, de vida o de automóvil que son necesarios para que desarrollen su labor con todas las garantías.

Seguro de hogar

Hacienda permite una reducción cuando el empresario trabaja en casa, siempre en la proporción que resulte afectada la vivienda por la actividad.

Alejandro Albouy detalla cuáles son los requisitos que exige la Agencia Tributaria:

  • El tomador del seguro ha de ser el propio autónomo o empresario y determinar su rendimiento a efectos de IRPF en la modalidad de estimación directa o simplificada.
  • Los gastos deben estar relacionados con su actividad económica, debidamente justificados, registrados en los libros contables y estar imputados al ejercicio correspondiente.

“Normalmente las operaciones de seguro se habrán de justificar, entre otros, con el recibo emitido por la entidad aseguradora, que no debe adjuntarse con la declaración de la Renta. No obstante, es conveniente conservarlo en caso de comprobación o inspección tributaria”, concreta el experto. 

Fuente: elpais.com

PorAntasur

¿Es posible tener dos seguros de decesos?

El seguro de decesos se ha convertido en uno de los más solicitados ante las compañías aseguradoras, esto se debe a que figura como una de las alternativas más útiles y económicas para responder de forma correcta al fallecimiento de un familiar.

En este contexto, una de las interrogantes más comunes por los interesados en este tipo de pólizas es sí se puede tener dos seguros de decesos. Ante esto, Seguros Academy, una consultoría de seguros con destacada trayectoria en este sector, dispone de información relacionada con esta situación, asegurándose de que contar con dos pólizas de defunción puede resultar beneficioso para las familias aseguradas.    

¿Es posible tener dos seguros de decesos?

En la actualidad, no existe ninguna ley u otra especie de normativa que impida a una persona o familia contratar dos pólizas de seguro de decesos simultáneamente. 

Generalmente, las familias llegan a obtener dos pólizas de seguros de defunción cuando uno de los integrantes directos del núcleo, por ejemplo: un hijo contrata un seguro con una compañía diferente, sin saber que los padres ya contaban con este servicio incluyéndole también a él. Aunque se trata de una situación lamentable, en el caso de fallecimiento de una persona con dos pólizas, solo una de las compañías gestionará todo el proceso relacionado con el sepelio, mientras que la otra aseguradora tendrá que abonar el capital respectivo a todo este servicio, incluido en la póliza.

Cuál es el mejor seguro de decesos

Elegir un seguro de decesos puede resultar complejo, sobre todo si es la primera vez que se solicita este servicio. Es por esta razón que contar con compañías de consultoría como es el caso de Seguros Academy puede resultar la mejor alternativa para elegir la opción ajustada a las necesidades y presupuesto de cada persona.

Si se trata de un asegurado que ya cuenta con una póliza a través de sus padres y desea independizarse, la principal recomendación es permanecer en la misma compañía, ya que esta respetará la antigüedad de la persona y, por ende, es posible obtener un precio más accesible para la prima.

Adicionalmente, los profesionales de Seguros Academy contribuyen en la comparación de los diferentes tipos de primas, aspecto que permite a los interesados conocer cuál es la que más le conviene.

Con más de 65 años de experiencia en el área de consultoría y asesoría, esta empresa se ha caracterizado por brindar a los potenciales asegurados información actualizada y concreta que les oriente a elegir la póliza de decesos adecuada a sus expectativas.

Fuente: elconfidencialdigital.com

PorAntasur

¿Cómo afecta la inflación a nuestros seguros?

​El regreso de la inflación en España nos lleva de nuevo a un escenario que habíamos olvidado en los últimos meses: el de la subida de precios de muchos bienes y servicios. La inflación tiene un claro efecto sobre todo lo que compramos y por esto mismo, lo tiene también sobre los seguros.

El seguro es un producto finalista que cubre diferentes riesgos: hogar, salud, vehículo, vida, etc. La variación del precio de estas coberturas lleva a que las primas de los seguros suban.

El artículo 25.3 del texto refundido de la Ley de ordenación y supervisión de los seguros privados establece que las tarifas de las primas deberán ser suficientes, según hipótesis actuariales razonables, para permitir a la entidad aseguradora satisfacer el conjunto de las obligaciones derivadas de los contratos de seguros. Es decir, que tiene que ser suficiente para que, teniendo en cuenta el riesgo de siniestro, pueda cubrir sus fines y, por ello, deben estar siempre actualizadas según el nivel de precios actual.

La inflación uno de los componentes de subida de precio de las primas

El precio de la prima del seguro puede subir por dos grandes motivos. El primero, por los cambios en el riesgo. Por ejemplo, cuánto mayores seamos, mayores serán las coberturas de un seguro de vida o de salud. Pero por otro está el valor de lo que cubre: si sube el mismo, lo tiene que hacer la prima. Si una reparación es más cara porque su precio es más elevado, este se tiene que trasladar al seguro.

Uno de los principios fundamentales de los seguros es el llamado la suficiencia de la prima. Esto significa que las tarifas de primas que aplican las entidades aseguradoras han de ser suficientes para satisfacer las obligaciones derivadas del contrato. Ello, sin duda, constituye una garantía de solvencia necesaria para el ejercicio de la actividad por parte de la entidad aseguradora, pero también implica que la prima del seguro se pueda elevar.

Qué hacer si sube mi seguro

Las tarifas de las primas de seguro no están sujetas a autorización administrativa ni deben ser objeto de remisión sistemática a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Esta discrecionalidad, o potestad de establecer precios y variaciones, tiene su límite, que es la aceptación del tomador, aunque debemos distinguir dos casos:  

  • Si las subidas están pactadas en el contrato, con un importe fijo o con un índice de variación, que puede ser el IPC que mide la inflación, no es necesaria la aceptación del asegurado.
  • Si la subida no está pactada en el contrato, esta debe ser aceptada por el tomador del seguro. Para ello, la compañía deberá comunicar el incremento con al menos dos meses de antelación a la finalización del contrato por si desea comunicar que no quiere prolongar el mismo.

Por qué es importante que se actualice el seguro acorde al índice de precios

En definitiva, al adecuar la prima de la póliza al IPC se actualiza el seguro para cubrir todas las circunstancias que cubre. Por ello, hay pólizas, en las que la actualización es automática y reflejada en el contrato.

Si no es así, siempre tenemos la posibilidad de resolver el contrato y de cambiar de compañía tras conocer y analizar la subida. Está no tiene que ser exclusivamente a actualización de las primas por subidas de precios, también hay que tener en cuenta la existencia de cambios en el riesgo que se cubre.  Pero siempre debemos recordar que un seguro actualizado es principalmente una mejor garantía para el asegurado.​

Fuente: nnespana.es

PorAntasur

¿Cuántos tipos de seguros hay en España y cuál debería contratar?

Las compañías del sector ofrecen diferentes clases de coberturas para todos los aspectos de la vida de una persona y de los negocios, por ello antes de decidirse por uno hay que tener en cuenta cuál se ajusta más a nuestras necesidades

Los seguros son contratos mediante los cuales, a cambio del cobro de una prima, la entidad aseguradora se compromete, en caso de siniestro, a indemnizar el daño producido.

Hoy día existen tantos seguros como riesgos hay en la vida, todo se puede asegurar y si no se puede es porque no es posible calcular su valor económico. Por ejemplo, se podría crear un seguro contra las invasiones extraterrestres, pero ¿Cómo calcular la probabilidad de que algo así suceda? No hay registros sobre invasiones previas así que sería difícil realizar una estadística y, por tanto, calcular una cobertura.

Antes de contratar uno, conviene saber qué tipos existen y analizar cuál se adapta mejor a nuestras circunstancias personales y laborales, así como si estamos obligados por ley a firmar.

En primer lugar, Beatriz de la Casa Huertas, agente en exclusiva con Allianz, indica que tenemos que tener en cuenta que hay algunos seguros obligatorios: «El de vehículos suele ser el primero que se contrata». Si eres propietario de un coche, existe el deber, por ley, de contratar y mantener en vigor un seguro que cubra la responsabilidad del conductor frente a terceros.

Sin embargo, el de vehículos no es el único seguro obligatorio. También lo es «el seguro de responsabilidad civil profesional, que es necesario para el trabajo». Profesionales como médicos, dentistas y, en general, trabajadores autónomos deben contar con un seguro que les protege ante posibles errores o daños civiles que su actividad pueda provocar a otros. «Además, hay que contar también con un seguro de responsabilidad civil de explotación para aquellos que tengan un negocio», explica De la Casa Huertas. «Un odontólogo tendrá que tener un seguro de responsabilidad por su actividad y otro por la explotación de su negocio. Este último protege, por ejemplo, si alguien al entrar en la clínica se cae y se lesiona», añade la agente. «Aunque el trabajador autónomo no tenga oficina es necesario contratarlo. Si eres fontanero, vienes a mi casa y me pinchas una tubería, pues tu póliza de responsabilidad civil de explotación te cubre», agrega De la Casa Huerta. Este tipo de pólizas cubren los daños causados a terceros ocasionados por la estructura empresarial (ya sea un autónomo o una empresa con empleados) en el ejercicio de sus actividades.

Por otra parte, De la Casa Huertas señala que estos no serían los únicos seguros que nos podemos ver obligados a contratar. «Si se firma una hipoteca, el banco nos hará contratar uno de vida y otro de hogar». «Es un tema controvertido, pero con cualquier préstamo personal que pidamos el banco nos puede forzar a solicitar el seguro», comenta la agente. Así es, ya que la banca sigue imponiendo la contratación de productos vinculados para conceder un crédito tras la aprobación de la Ley Hipotecaria.

En el 59% de los casos, la suscripción del seguro fue una condición necesaria para formalizar la concesión. «Ahí hay una pelea porque los bancos obligan a contratar y legalmente no deberían», hace hincapié la agente de Allianz. «Aunque ya tengas un seguro de vida previo a la firma de la hipoteca, el banco te va a presionar para que te hagas uno con ellos, o que añadas una cláusula en el que tenías anteriormente para que en caso de fallecimiento sean beneficiarios».

En cualquier caso, De la Casa Huertas recalca que lo primero antes de contratar un seguro es recurrir a una compañía de confianza y tener en cuenta bien cuál es nuestra situación. «Para personas jóvenes que han empezado a trabajar podría ser recomendable uno de ahorro, que puede ser mensual y en el se puede aumentar o disminuir las aportaciones según las necesidades, e incluso rescatar si se quiere el dinero», señala. Los seguros de ahorro que la agente menciona tienen una doble vertiente, por un lado funcionan como producto de ahorro generando una rentabilidad y, por otro, si el titular llega a fallecer, el dinero ahorrado y el de la póliza de vida irán a parar a manos de sus herederos.

En líneas generales, los seguros se pueden dividir en tres categorías, y antes de contratar uno debemos analizar bien nuestra vida profesional y personal para saber cuál se ajusta a nuestras necesidades.

Seguros personales

Son aquellos que comprenden todos los riesgos que pueden afectar a una persona en su integridad física, salud o existencia. Se clasifican en:

– Vida: los beneficiarios tendrán una seguridad económica en caso de fallecimiento o invalidez permanente.

– Salud: ofrece cobertura sanitaria, además de prestación de capital o reembolso de gastos sanitarios.

– Accidente: el asegurado puede ser indemnizado si sufriera una lesión o incapacidad a causa de un accidente y también, en caso de fallecimiento.

– Dependencia: cubre a los clientes que tengan algún tipo de limitación física o psíquica diagnosticada, a causa de la cual necesiten una persona que les asista.

– Decesos: asumen los gastos y trámites funerarios.

– Ahorro y planes de pensiones: es un producto que ofrece una rentabilidad garantizada al cabo de un período de tiempo determinado. Por otro lado, si el titular llega a fallecer, el dinero ahorrado y el de la póliza de vida irán a parar a manos de sus herederos.

Seguros de daños o patrimoniales

Cubren los riesgos del patrimonio de la persona y de las empresas. Se dividen en:

– Automóvil: garantizan el pago de los daños causados a la hora de conducir. Son obligatorios por ley para circular, pero adicionalmente, se pueden incorporar coberturas ante robo, incendio y/o daños propios del vehículo.

– Hogar: tienen por objeto cubrir los daños que se produzcan en una vivienda y/o su mobiliario y que se deriven de cualquier imprevisto.

 Empresas: protegen la actividad de los negocios frente a imprevistos incluidos los impagos de terceros.

– Multirriesgo: abarcan una amplia variedad de riesgos a través de la contratación de una única póliza de seguros. Protegen el hogar, comercio, etc., ante prácticamente todo.

– Responsabilidad civil: indemnizan a un tercero cuando el asegurado resulte civilmente responsable de los daños o perjuicios causados.

– Robo: protegen ante la posible sustracción ilegítima (robo) de los bienes asegurados, mediando violencia o intimidación.

– Crédito: cubren pérdidas por insolvencia de los deudores.

– Transportes: garantizan la cobertura por los daños materiales que puedan sufrir las mercancías o el transporte.

– Incendios: protegen de los daños producidos si se incendia el objeto asegurado.

– Ingeniería: cubren daños del patrimonio a causa de accidentes provocados por fenómenos naturales, fallos humanos, acción de las cosas o desgaste natural.

– Agrarios: protegen cuando el clima u otras circunstancias impiden la realización de la actividad.

– Pérdidas pecunarias: se indemniza cuando por alguna razón no se puede pagar o hay que dejar de vender.

Seguros de prestación de servicios

La obligación consiste en la prestación de un servicio al asegurado.

– Viajes: responde ante los imprevistos que se tengan al viajar.

– Defensa jurídica: ofrecen asistencia en los litigios.

Fuente: abc.es