Author Archive Antasur

PorAntasur

Propietarios se lanzan a contratar seguros: las pólizas de impago del alquiler crecen un 124% hasta junio

  • Los propietarios contratan el 75% de pólizas y los inquilinos el 25%
  • El 95% de las viviendas en alquiler están en manos de particulares

Los propietarios de viviendas en alquiler quieren estar protegidos. Cada vez más. La crisis del coronavirus supuso un punto de inflexión en la relación entre propietarios e inquilinos, pero también en el negocio de las compañías especializadas en seguros inmobiliarios, que elevaron exponencialmente la contratación de productos orientados al alquiler.

Pues bien, esa tendencia al alza se mantiene después de los meses más duros de la crisis. La contratación de pólizas de impago del alquiler se ha disparado un 124% hasta junio, según los últimos datos facilitados por Avalisto, la compañía especializada en la protección de alquileres. ¿A qué se debe ese aumento? Los propietarios temen que la situación económica que ha dejado a miles de personas en ERTE o sin trabajo se recrudezca y derive en el impago de las rentas. Esa preocupación se resuelve contratando un seguro de impago del alquiler.

Hay que recordar que el 95% de las viviendas en alquiler que hay en España están en manos de particulares que necesitan el ingreso de las rentas para hacer frente a sus pagos corrientes.

Desde Avalisto explican que el mayor número de pólizas de seguros no solo es consecuencia de la crisis, sino también de la forma y los plazos en los que se pueden contratar estos servicios a través de internet. «El propietario busca protección y el inquilino agilidad en los plazos. El modelo tradicional para contratar una póliza tarda entre dos y 25 días; en cambio, desde plataformas como la nuestra se hace de forma inmediata», dice Raúl Pérez Acebo, presidente y responsable de Negocio de Avalisto. La proptech ya ha firmado el mismo número de pólizas en el primer semestre de 2021 que en todo 2020.

Las incidencias por impago del alquiler bajan, pero todavía están en los niveles de la segunda ola

Pero la contratación de pólizas de seguros no solo es cosa de los propietarios, también de los inquilinos. Los primeros representan el 75% de las pólizas contratadas en Avalisto y lo segundos el 25%.

La compañía también confirma que el 80% de los contratos que se firman en las inmobiliarias ya incluyen pólizas de alquiler, el resto tan solo avales bancarios o la fianza de depósito obligatoria. Las previsiones del Observatorio Español del seguro del Alquiler (OSEA) también confirman el auge de ese tipo de productos. Calcula que el 30% de los nuevos contratos de alquiler que se firmarán en 2021 incluirán un seguro de impago.

Correduría de seguros
El auge de los seguros de protección para viviendas en alquiler ha llevado a Avalisto a dar un paso más. La proptech ha creado una correduría de seguros que ofrecerá varios seguros de hogar y pólizas RC para inquilinos. El proyecto nace con el apoyo de varias compañías del sector asegurador, entre ellas Divina Seguros propiedad del Grupo Divina Pastora Seguros.

«Cuatro aseguradoras se van a unir a la plataforma. Percibimos que hay una falta de información en el mercado por parte de los propietarios e inquilinos», explican el responsable de Avalisto.

Fuente: eleconomista.es

PorAntasur

¿Puede un negocio reclamar a su aseguradora las pérdidas derivadas del cierre por la pandemia?

La reciente sentencia de un Juzgado de Primera Instancia de Granada que condena a una aseguradora a abonar 80.000 euros a un restaurante por las pérdidas que sufrió durante la inactividad del primer estado de alarma siembra esta duda: ¿puede cualquier negocio hostelero reclamar a su seguro los daños económicos causados por ese cierre?

De momento, son tres las sentencias favorables al cliente que han trascendido. La primera condenó a una aseguradora a indemnizar a una pizzería de Girona con 6.000 euros en febrero de 2021 y la segunda, de junio de este mismo año, obligaba a otra compañía de seguros a pagar 18.000 euros al dueño de un restaurante.

Partiendo de estos tres casos conocidos, varios abogados especializados en el sector del seguro explican en una conversación con RTVE.es qué suponen estos fallos judiciales y qué deben saber quienes se planteen iniciar un procedimiento de este tipo.

La redacción de la póliza, lo incluido y lo excluido
La clave del asunto está, por un lado, en la redacción de la póliza y, por otro, en la interpretación que el juez haga de la misma.

La inmensa mayoría de las pólizas en España exigen para la activación de la cobertura de pérdida de beneficios que ella derive de un daño material previo cubierto por la póliza, como podría ser, por ejemplo, un incendio en el local que obligue a cerrar el negocio temporalmente. Otras pólizas incluso excluyen expresamente la cobertura por pandemia.

“A efectos de determinar si una póliza cubre o no es fundamental estar a lo que establece cada póliza y, en concreto, a si la cobertura de pérdida de beneficios exige o no la previa concurrencia de un daño material cubierto y a las exclusiones potencialmente aplicables. Las sentencias dictadas hasta la fecha no son, por tanto, extrapolables a todos los casos en que un restaurante haya tenido que cerrar, debiendo analizarse cada supuesto caso por caso y en función de lo pactado en cada póliza en concreto”, explica la abogada Virginia Martínez, socia de Regulatorio y Procesal de Seguros en la oficina de Madrid del despacho de abogados Bird&Bird.

Fuentes oficiales de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) ahondan en esa aclaración: “En general, en España, no existe cobertura de pérdida de beneficios derivada de cierres de negocio por decisiones de la autoridad decretadas a raíz del estado de alarma (…) Para que la cobertura por interrupción de negocio se active debe haberse producido un daño material cubierto por la póliza sobre los bienes asegurados y este no es el caso cuando el cese de la actividad viene determinado por una decisión de la autoridad”, explican.

El abogado Joaquín Ruiz Echauri, socio de Seguros y Reaseguros de Pérez Llorca, también incide en este hecho y reitera que “no todo está cubierto, ya que de otro modo el asegurador simplemente cubriría cualquier pérdida de beneficios procedente de cualquier cierre con independencia de la causa, y eso no está ni en el espíritu ni en la letra de nuestra Ley de Contrato de Seguros”.

Según explica Martínez, en los casos en los que ha habido sentencias favorables, por regla general, “estas cuestiones no han sido analizadas”. En la Sentencia núm. 59/2021, de 3 febrero, de Audiencia Provincial de Girona (Sección 1ª), si bien la póliza sí exigía que la paralización temporal de la actividad empresarial fuera consecuencia directa de un siniestro amparado por la póliza comprendida en las coberturas de daños, dado que la aseguradora no cuestionó en este extremo, esto no fue analizado por la referida sentencia.

La misma abogada explica que la Sentencia núm. 254/2021, de 16 de junio, de la Audiencia Provincial de Girona (Sección 2ª), por su parte, “tampoco entró en el fondo del asunto”, al concluir que la aseguradora debía indemnizar al asegurado habida cuenta de un incumplimiento en la forma de suscripción del contrato de seguro (al no haberse facilitado al asegurado las condiciones generales, sino solo las particulares).

El caso más reciente y la respuesta de la aseguradora
Antonio Estella, el letrado que ha representado al dueño del restaurante de Granada que está detrás del último caso, señala a RTVE.es cuáles han sido los principales argumentos que han mantenido:

“Nosotros alegábamos que todo lo que no está expresamente excluido está incluido y la pandemia no estaba excluida en esta póliza concreta. En segundo lugar, toda cláusula oscura siempre favorece al asegurado”, ha detallado Estella, que precisa que el clausulado de las aseguradoras es muy amplio y que algunas son más específicas que otras. En el caso concreto de esta póliza, dice, se usó “una expresión bastante genérica por la que se cubría cualquier siniestro” y esa es “la rendija” por la que su equipo se coló para solicitar la indemnización.

Según Estella, que forma parte del despacho MLegal, para que un negocio pueda plantearse iniciar un procedimiento judicial como ese tendría que contar con una póliza que no excluya expresamente las pandemias y tener contratada una cobertura de pérdida de beneficios o lucro cesante.

Sin embargo, desde UNESPA señalan que la Ley de Contrato de Seguro (LCS) exige que el siniestro esté descrito en el contrato para que haya lugar a indemnización por lucro cesante. “Para que la interrupción de negocio por una decisión de la autoridad esté cubierta, tendría que haberse incluido esta cobertura en la póliza. Al no darse esta circunstancia, la paralización de la actividad empresarial por decisión de la autoridad no está cubierta por el seguro y no resulta indemnizable por la aseguradora”, detallan.

En línea con ese argumento, la aseguradora afectada, Generali, avanza en declaraciones a este medio que recurrirá la sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº 14 de Granada, contra la que cabe recurso de apelación, por cuanto, «la garantía de pérdida de beneficios incluida en la póliza exige, para su activación, la existencia de un siniestro cuyos daños materiales se encuentren cubiertos por la póliza».

«En este caso concreto, la pérdida que haya podido sufrir el cliente no está provocada por un daño material cubierto por la póliza, ya que es consecuencia del estado de alarma decretado por el Gobierno y por ello no está amparado por la póliza de seguro», sostienen fuentes de la compañía, que afirman que, con excepción de esta sentencia, «en todas las demandas presentadas contra Generali por asuntos similares, las sentencias obtenidas han sido favorables a la aseguradora».

La interpretación de los jueces
De todo lo anterior se deduce que la interpretación de los jueces tiene cierto peso en estos casos, como confirma Ruiz Echauri.

“Hay que partir de que en España hay alrededor de 5.500 jueces y magistrados y, lógicamente, hay diversidad de opiniones en cualquier debate. En el que nos ocupa, algunos jueces entienden que todo lo que no está expresamente excluido está cubierto, y eso les lleva a dar la razón en esas reclamaciones. En lo que no reparan es que ese planteamiento haría imposible el negocio asegurador, que se basa en proteger respecto a riesgos no sólo previsibles, sino expresamente asegurados. El que algo sea previsible no significa que haya sido asegurado, depende del interés del cliente y del apetito al riesgo de la aseguradora”, sostiene el abogado.

En este sentido, Martínez apunta que también hay sentencias que han desestimado este tipo de demandas presentadas por negocios hosteleros reclamando la cobertura de pérdida de beneficios.

¿De qué depende la cuantía de la indemnización?
En los casos que terminen con sentencia favorable, la cuantía que se pide abonar la aseguradora depende de la pérdida de beneficios que el asegurado acredite en cada caso concreto, así como de las condiciones de la cobertura. Por ejemplo, la franquicia temporal —el periodo a partir del cual la pérdida de beneficios será indemnizable— o el límite máximo de indemnización.

Por esto, la cuantía es tan distinta entre los casos que se conocen (6.000, 18.000 y 80.000 euros, respectivamente).

La pizzería de Girona había pactado con la aseguradora una indemnización diaria de 200 euros y un periodo de indemnización de 30 días (sin franquicia), mientras que el restaurante de esa misma provincia al que el juez dio la razón meses después acordó una indemnización diaria de 250 euros y un período de indemnización de hasta tres meses.

“Un asegurado puede elegir coberturas más altas que otro por infinidad de circunstancias; no es lo mismo un gran restaurante que uno pequeño, y es lógico que en riesgos más grandes se suscriban protecciones mayores”, agrega Ruiz Echauri.

¿Habrá efecto llamada?
Después de que estas sentencias hayan tenido eco mediático, cabe pensar que podría dispararse el número de procedimientos de este tipo, pero esta posibilidad no parece igual de probable a ojos de los distintos expertos consultados.

“Evidentemente, las sentencias que condenan a aseguradoras podrían generar un efecto llamada, pues prácticamente todos los negocios de hostelería se han visto afectados por el primer estado de alarma. Hasta que no recaiga alguna otra sentencia no lo sabremos con seguridad, pero posiblemente sí haya otros procedimientos iniciados donde se discuta la cobertura de pérdida de beneficios durante el primer estado de alarma”, opina Martínez.

Estella, por su lado, se muestra convencido de que ese repunte de solicitudes sí se producirá, basándose en su experiencia con el caso que él mismo ha llevado en Granada. “Este es el primer gran precedente y nos da mucha esperanza que sirva para que haya más sentencias favorables. La fundamentación es muy buena”, defiende el abogado, quien admite que en los últimos días numerosos negocios hosteleros se han puesto en contacto con su equipo para que revisen su póliza.

Ruiz Echauri, en cambio, cree que es “difícil de predecir” y cree que ninguna sentencia ha asentado, de momento, jurisprudencia. Ni siquiera existe, dice, “una línea asentada contra las aseguradoras” en los procedimientos judiciales que se están dando. Además, advierte el abogado, se trata de demandas que entrañan riesgos de costas judiciales para los reclamantes.

Fuente: rtve.es

PorAntasur

Seguros en autónomos. ¿Cuándo son obligatorios y cuánto cuestan?

Los seguros para autónomos son, en la mayoría de los casos, una garantía para el profesional independiente. Les ayuda a hacer frente a posibles imprevistos y a acontecimientos que pueden surgir en el desarrollo de su actividad profesional. Algunos de los seguros recomendables son, según Nomo, el seguro de responsabilidad civil y el de baja laboral.

El seguro de responsabilidad civil es obligatorio siempre que el profesional tenga un local abierto al público. Este seguro cubre cualquier daño que se cause a un tercero. No necesariamente se tiene que tener un local abierto al público para causar daños a terceros, también hay profesiones en las que no es necesario que el local esté abierto al público para originar daños a terceros. Todo ese tipo de negligencias son las que cubren los seguros de responsabilidad civil.

Los precios de estos seguros suelen variar en función de la actividad y el local, aunque el precio anual puede rondar entre los 150 euros en aquellos casos de menor riesgo y los 700 euros cuando se trate de profesiones con más riesgo.

Seguro por baja laboral

Otro de los seguros indispensables es el de baja laboral. La incertidumbre en la vida profesional del autónomo es mayor que la que puede sufrir un asalariado y la compensación económica que eso conlleva, aunque es suficiente, a veces no cubre los gastos a los que debe hacer frente el profesional si tiene que cogerse la baja. Para evitar esa incertidumbre existen esos seguros.

Las coberturas de los seguros por baja son la percepción de una indemnización adicional a la de la seguridad social, disponer de coberturas en el extranjero y la posibilidad de recibir anticipos en caso de ser necesario.

Cabe destacar que existen dos tipos de seguro de baja laboral, el baremado y el no baremado. En el primero de los casos se otorga una indemnización fija, independientemente de los días que se esté de baja. En el segundo de los casos se indemniza solo por los días en los que se esté de baja llegando a un máximo de 365 días naturales. Los precios del seguro de baja pueden costar a partir de los 250 euros.

Finalmente, existe también un seguro de salud que cubre la asistencia en Atención Primaria, la asistencia hospitalaria, las pruebas diagnósticas, las intervenciones quirúrgicas o la asistencia en el extranjero.

Fuente: elpais.com

PorAntasur

Cómo contratar un seguro para el perro: ¿Qué cubren? ¿Cuánto cuestan? ¿Son obligatorios en España?

Un perro, además de una mascota, es un miembro más de la familia y por ello muchas personas optan por contratar un seguro que proporcione la mejor asistencia veterinaria y cobertura ante cualquier imprevisto. Sin embargo, ¿es obligatorio contratar un seguro?

En primer lugar, resulta obligatorio asegurar a los perros que sean considerados como potencialmente peligrosos (PPP). Así lo recoge el Real Decreto 287/2002 en el artículo 3, que establece que para obtener la licencia de tenencia de estos animales será necesario la acreditación de «haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daño a terceros con una cobertura no inferior a 120.000 euros».

¿En qué casos no es obligatorio?
¿Por qué es necesario contratar esta póliza? Para aquellas circunstancias que representen un riesgo grave de generar daño como mordidas. No obstante, «si tu perro no está entre las razas de PPP, no existe ninguna obligatoriedad de asegurarlo», explican en Seguros Mapfre.

En cualquier caso, muchas personas deciden contratar una póliza para estar prevenidas ante cualquier posible accidente o para urgencias veterinarias. Además, en algunas regiones de España es obligatorio tener un seguro de responsabilidad civil, sean perros considerados de raza peligrosa o no.

¿Qué cobertura suelen ofrecer?
La cobertura y el precio dependerán del tipo de animal, esto es, de su tamaño y de su raza. Así, la mayoría de seguros suelen incluir sin coste alguno las revisiones y consultas en el veterinario, determinadas vacunas o reducciones en operaciones y tratamientos.

También incorporan una determinada cantidad destinada a la responsabilidad civil para cubrir posibles daños a terceros, defensa jurídica, cobertura de gastos judiciales y asistencia telefónica. En el caso de Mapfre, su seguro para mascotas incluye el daño que pueda sufrir el animal, por accidente, robo o extravío; consultas; medicación; pruebas diagnósticas; intervenciones; estancias en residencias en caso de hospitalización, o defensa jurídica ante una denuncia, entre otras coberturas.

Así, la prima a abonar dependerá de la cobertura, por lo que a nivel general los precios en España suelen situarse entre los 50 y 200 euros para razas consideradas como más peligrosas y entre los 20 y 100 euros para el resto de razas.

FUENTE: 20minutos.es

PorAntasur

Seguros que desgravan en la Declaración de la Renta

Como todos los años, llega la época de presentar la Declaración de la Renta. Y aunque ya estemos cansados de hacerla, seguimos haciéndonos muchas preguntas con respecto a ella. Una de las más comunes es: ¿desgravan los seguros? ¿Cuáles y en qué condiciones? A continuación os explicamos todo lo relacionado con la desgravación fiscal de seguros.

Seguros de hogar y vinculados a la hipoteca
Los seguros de hogar y de vida, en algunos casos, pueden tener ciertas ventajas fiscales en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Pero para que puedan desgravar deben estar vinculados a un préstamo hipotecario de la vivienda habitual.

Se trata de cantidades incluidas dentro de la deducción por adquisición de vivienda habitual. Lo que quiere decir que solo podrás deducir importes si se contrataron al mismo tiempo que firmabas la hipoteca de compra o rehabilitación del hogar.

Así que si tu banco te exigió la contratación de un seguro de vida u hogar para la concesión del préstamo para adquirir tu vivienda podrás desgravar tus seguros para la declaración del IRPF.

Seguros de vida
Las deducciones del seguro de vida dependerán de si el tomador del seguro y el beneficiario son o no la misma persona. Si ambas partes son la misma persona, la tributación se hace por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero si quien lo cobra es una persona distinta, tributará mediante el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

Cuando el tomador y el beneficiario son la misma persona, el seguro abonará una cantidad cuando se alcance cierta edad. Si esa cantidad se cobra en forma de capital, se aplica una fiscalidad similar y una base imponible a la de otros productos financieros. Dentro del IRPF estos seguros forman parte del Rendimiento de Capital Mobiliario (RCM), por lo que su tributación es diferente:

Entre 0 a 5.999 € el tipo impositivo será del 21%.
Entre 6.000 € y 24.000 € el tipo impositivo será del 25%.
A partir de 24.000 € el tipo impositivo será del 27%.

El beneficio se obtiene restando al capital obtenido las primas satisfechas. Además, la empresa aseguradora practicará una retención de IRPF del 19% sobre el rendimiento. Si la cantidad se percibe en forma de renta, se aplica una fiscalidad similar a los Rendimientos del Capital Mobiliario, con una base imponible al ahorro del 19%.

Asimismo, el impuesto recoge reducciones de la Base Imponible dependiendo del grado de parentesco del beneficiario: cuando el beneficiario es el cónyuge, un ascendiente o un descendiente de hasta 9.195,49 euros por heredero de forma general, una cantidad que dependerá de cada comunidad autónoma, ya que este es un tributo cedido a las autonomías. Si la persona fallece como consecuencia de un acto terrorista o en misiones humanitarias o de paz, la reducción no tiene límites.

Seguros de salud
La desgravación fiscal de contratar un seguro de salud repercute, directamente, en las empresas y en los autónomos. Existen ventajas fiscales cuando la contratación la realiza un autónomo o empresario para él, su familia o sus empleados. Por el contrario, no existe ningún tipo de efecto fiscal cuando el que contrata el seguro es un particular sin actividad empresarial o profesional.

Sin embargo, indirectamente, los trabajadores por cuenta ajena también pueden conseguir una importante ventajas fiscal si negocia con la empresa la contratación de un seguro de salud para él y/o los miembros de sus unidad familiar.

FUENTE: previsorageneral.com

PorAntasur

La DGT recuerda los nuevos límites de velocidad que entran en vigor el 11 de mayo

En el conjunto de modificaciones de Tráfico aprobadas recientemente, se encuentran los nuevos límites de velocidad a los que deberemos circular dentro de poco en ciudad o poblado. ¿Cuáles serán las multas por infringirlos? ¿Qué límite tendrán travesías y autovías urbanas? Lo repasamos.

Son varios los cambios en materia de seguridad vial que han sido aprobados a finales del año pasado, aunque no todos están todavía activos, como es el caso de la reducción de los límites de velocidad en carreteras urbanas. Sí lo ha hecho por ejemplo la nueva normativa para patinetes eléctricos, que entró en vigor a principios de enero.

La normativa que recoge los nuevos límites de velocidad en ciudad, reduciéndolos de forma genérica a 30 km/h en vías con un carril por sentido (anteriormente el genérico era de 50 km/h independientemente de los carriles), tardará aún unas semanas en estar activa, aunque dicho límite ya está siendo aplicado por varios ayuntamientos en España, que se adelantaron a esta cacareada reforma de Pere Navarro.

La DGT señala que este plazo se fija para dar margen a los ciudadanos a conocer la normativa, así como para que los municipios adapten la señalización.

Nuevos límites de velocidad en ciudad

En el RDL del 10 de noviembre se recoge que los límites genéricos de velocidad en carreteras urbanas serán de:
20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera.
30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación.
50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

No obstante, hay que tener en cuenta que los carriles reservados para la circulación de determinados vehículos o usuarios, como los de uso exclusivo para el transporte público, no se contabilizan. Por ejemplo, si una calle tiene un carril pero dispone además de uno para bus/taxi, se aplicará el límite de 30 km/h pues se considera que solo hay un carril para ese sentido.

De igual manera, la nueva normativa permite que estas nuevas velocidades genéricas puedan ser reducidas por los Ayuntamientos si así lo consideran, aunque deberán instalar previamente la señalización que indique el límite diferente.

Por otro lado, excepcionalmente, la Autoridad municipal podrá aumentar la velocidad en vías de un único carril por sentido, hasta una velocidad máxima de 50 km/h.

FUENTE: motorpasion.com

PorAntasur

Viajar en autocaravana: las cinco multas más habituales

Lo que para muchos era una opción solo apta para aventureros, ha pasado a convertirse en las vacaciones perfectas para muchos con la llegada de la pandemia. Salir de viaje con la casa a cuestas elimina muchos temores en tiempos de COVID; pero para evitar volver a casa con alguna sanción es importante conocer qué establece la legislación al respecto. Con la ayuda del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) repasamos las cinco multas más frecuentes entre quienes viajan en autocaravana.

  1. Multas por aparcamiento indebido
    El artículo 93 del Reglamento General de Circulación establece que «la parada y estacionamiento en vías urbanas se regulará por ordenanza municipal, y podrán adoptarse las medidas necesarias para evitar el entorpecimiento del tráfico».

Los expertos de CEA explican que «las autocaravanas pueden parar y estacionar en las mismas condiciones y con las mismas limitaciones que cualquier otro vehículo, salvo que exista una ordenanza municipal expresa en contra del aparcamiento de vehículos vivienda dentro del término municipal o algunas zonas concretas y su correspondiente señalización». De ahí que las furgonetas camper y autocaravanas bien estacionadas no deberían ser multadas por el simple hecho de aparcar.

«La cuantía de la multa dependería de la normativa aplicada en cada municipio», matizan.

  1. ¿Pernoctar o acampar?
    Se puede pernoctar en la caravana si no existe un aviso de prohibición expreso y siempre y cuando no se saque ningún elemento fuera del vehículo. En caso de desplegar o sacar elementos exteriores como mesas, sillas o toldos, se considera acampada y eso sí puede ser motivo de sanción, al igual que por verter líquidos en el exterior o cocinar en la calle.

«La acampada en España está prácticamente está prohibida en todo el territorio a consecuencia de las diferentes normativas de Ayuntamientos y CCAA», aseguran los abogados de la empresa de defensa del automovilista.

  1. Acampar en la costa
    La Ley de Costas prohíbe aparcar tanto en playas como en sus zonas de influencia con una sanción de 40 euros por metro cuadrado de superficie ocupada.
  2. Acampar en espacios protegidos
    Preservar los espacios naturales hace que el estacionamiento en estas zonas sea sancionado con multas elevadas por lo que es conveniente informarse previamente de los lugares que hay autorizados para campistas y donde se pueden dejar los residuos que generemos.

Los 15 mejores campings de España: de montaña, de playa y para la familia

Si queremos disfrutar de Parques Naturales podremos hacerlo, pero siempre teniendo en cuenta qué normas se aplican, pues en muchos casos la acampada estará prohibida. Además, el estacionamiento está limitado exclusivamente a ciertas zonas habilitadas y, por lo tanto, la misma limitación se aplicaría a la pernocta.

  1. Exceso de velocidad
    En cuanto a la velocidad, las autocaravanas no deben superar los límites establecidos de 120 km/hora en autopistas y autovías, y de 90 km/hora en carreteras convencionales, siempre que el vehículo no supere los 3.500 kg. En entornos urbanos o ciudades, hay que respetar los límites establecidos en las diferentes calzadas.

Otra cosa es que viajemos en una furgoneta camperizada sin homologar. En este caso, la limitación es de tendría una limitación de 90 km/h en autopistas y autovías y de 80 km/h en carreteras convencionales, mientras que los vehículos mixtos adaptables tendrán un límite de 100 y 90 km/h respectivamente.

FUENTE: autobilde.es

PorAntasur

La importancia de contar con un seguro de gastos médicos

La pandemia cambió completamente la vida de las personas en muchos sentidos: sus rutinas, sus finanzas y sus hábitos de protección. En el caso de México no fue la excepción, y al ser un país en el que la cultura de contar con algún tipo de seguro continúa siendo baja, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) se ha notado un ligero incremento de mexicanos que contratan una póliza de vida o gastos médicos.

Este tipo de pólizas son de gran importancia ya que además de ser una solución para atender una enfermedad, el impacto a su bolsillo no será tan grande comparado con lo que puede ser en caso de no contar con alguna protección.

¿Se imagina gastar de un día a otro 433,000 pesos por atención hospitalaria? De acuerdo con la AMIS, dicha cantidad es el costo promedio de atención hospitalaria, de ahí la importancia de contar con un seguro que le ayude a usted y a los suyos a enfrentar este tipo de situaciones.

A pesar de que el Covid-19 es una enfermedad latente, existen otros padecimientos, que, de no tratarse a tiempo, traen como consecuencia el deterioro de su salud, por ello al contar con un seguro de gastos médicos cuenta con una protección en la que sólo pagará una cantidad de manera periódica (prima), que es mucho menor a lo que llegaría a pagar por los gastos hospitalarios totales si llega a enfermar.

Revise y elija sabiamente

Elegir una compañía para contratar un seguro de gastos médicos podría parecer una ardua labor, sin embargo no todo depende de los servicios y costos que ofrece la aseguradora, en gran medida tiene que analizar cuáles son sus necesidades, estilo de vida y salud, ya que de acuerdo con la AMIS, factores como la edad y el sexo influyen en el costo de la póliza.

Además, tiene que revisar cuál es la cobertura que más le conviene; existen dos: la básica y la adicional.

La primera cubre honorarios médicos, medicamentos, auxiliares de diagnóstico, gastos hospitalarios, tratamientos, aparatos ortopédicos y honorarios de las enfermeras.

En tanto, la cobertura adicional cubre emergencias en el extranjero, gastos funerarios, cobertura internacional, dental, muerte accidental y pérdida de miembros.

Para saber cuál es la cobertura que requiere, la AMIS detalló que debe tomar en cuenta diversos elementos.“Si viajas constantemente al extranjero, tendrás que considerar una póliza con cobertura internacional; si tienes alguna enfermedad crónica debes mencionarlo para evitar afectar la validez de tu seguro”, explicó.

Actualmente la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), cuenta con el Simulador de Gastos Médicos el cual le ayudará a tomar una decisión sobre qué aseguradora le ofrece la mejor póliza, para ello deberá ingresar a la página de la comisión e ingresar algunos datos para que el simulador arroje las opciones disponibles de acuerdo a la captura de sus datos.

El micrositio también cuenta con un apartado en el que le brindará consejos previos a la toma de su decisión final.

Sumar beneficios

Los trabajadores mexicanos por ley cuentan con Seguro Social, quizás por ello se pregunte si a pesar de contar con dicho servicio es factible que contrate un seguro de gastos médicos. La respuesta es sí.

De acuerdo con la AMIS, este tipo de seguro suma protección incluso aunque sea derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Es un excelente complemento, ya que amplía tus opciones de atención médica gracias a sus coberturas: desde traslados en ambulancia y auxiliares de diagnóstico (como pruebas de laboratorio), hasta intervenciones quirúrgicas y cobertura internacional. Dependerá, por supuesto, del seguro que contrates”, detalló.

Fuente: eleconomista.com

PorAntasur

Los autónomos podrían obtener una indemnización por paralización de actividad si lo cubre su seguro

Los autónomos que estuvieron obligados a cerrar por decreto de las autoridades sanitarias deberían ir revisando sus pólizas para comprobar si cuentan con una cobertura por «paralización de la actividad» o «lucro cesante». Según los expertos, muchos autónomos podrían lograr una indemnización al tener asegurada la eventualidad de haberse visto obligados a bajar la persiana a raíz del decreto de estado de alarma. Algo que desconocen.

Precisamente, la Audiencia Provincial de Gironarecientemente dictaminó que una aseguradora debía pagar 6.000 euros a un autónomo que tuvo que cerrar, como otros miles de negocios, durante el estado de alarma decretado en marzo. Este negocio tenía contratada una póliza que cubría durante la «paralización de la actividad».

El autónomo había contratado un seguro el día 13 de febrero de 2020. Yen esta póliza, entre otras contingencias, se cubría la «paralización de actividad» durante un período de 30 días, a razón de 200 euros diarios. Es decir, por una prima de unos 50 euros se preveía una indemnización de hasta 6.000 euros si el negocio tuviera que bajar la persiana.

La sentencia da vía libre para que más autónomos reclamen

Contra todo pronóstico, y a pesar de que anteriormente un juzgado de primera instancia había desestimado la demanda del autónomo argumentando que el contrato excluía las «pérdidas producidas, causadas, derivadas o resultantes de limitaciones»  , finalmente, la sección civil de la Audiencia de Girona dio la razón al dueño del negocio. El magistrado de la Audiencia de Girona se ciñó a la literalidad de las condiciones del seguro, entendiendo que lo que no está explícitamente excluido en el contrato, es decir, la pandemia, debe ser cubierto. Todo ello para no dañar «los derechos del asegurado» y no «desnaturalizar» el seguro.

«Todo lo que no esté expresamente excluido, está incluido»

Aunque la aseguradora argumentó que en ninguna parte del contrato se incluían «los gastos de paralización derivados de una resolución gubernativa ante una pandemia». La sentencia del juez dictamina «que todo lo que no está explícitamente excluido de la cobertura, se entiende como incluido, y por tanto cubierto. Esto es muy importante, ya que una vez esgrimido este argumento los demás jueces lo van a tener complicado para decir lo contrario en casos similares«, dijo Miguel Noriega Díaz, Socio de AGM Abogados, especializado en el área aseguradora.

Lo novedoso e importante de esta sentencia es que las aseguradoras no podrán ampararse en la fuerza mayor para eludir algunas coberturas, dijo Noriega. Según el abogado, el quid de la cuestión para estos casos está en el condicionado de la cobertura, donde se específica posibles limitaciones del derecho a ser cubierto del asegurado. «Si en ese apartado no figura que no hay indemnización si se da el caso de una pandemia, evidentemente, hay que pagar conforme a las condiciones de la póliza. En este sentido, va a servir con total seguridad para que más asegurados con este tipo coberturas puedan reclamar. Eso sí, tienen que haber sufrido una paralización completa, aquí no hay espacio para el servicio de comida a domicilio, por ejemplo». 

Una cobertura muy habitual en las pólizas multirriesgo

En el mismo sentido, José Carlos Piñero, abogado y director del área jurídica de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos- ATA, explicó que esta sentencia, al haber sido dictada por una Audiencia provincial «no crea jurisprudencia, pero sí puede tomarse como una referencia para interpretar otros casos. De hecho, es muy probable que este caso no sea aislado y puede que en el futuro haya muchas más reclamaciones por parte de autónomos a ser indemnizados por el cierre de su actividad. Que prosperen o no estas demandas dependerá del seguro en cuestión«.

Además, hay que tener en cuenta que «esta cobertura es más que habitual en las pólizas multirriesgo, que suelen contratar los pequeños negocios. Por ello, lo primero que recomendaría a los trabajadores por cuenta propia es que revisen sus seguros para verificar si tienen contratada esta cobertura. Si la tienen, que será así en muchos casos, deberían mirar las condiciones y sobre todo sí se excluye de indemnización las causas de fuerza mayor derivadas del decreto del Gobierno», explicó Piñero.  

En este sentido, los expertos consultados advierten que no es raro que las aseguradoras se cubran las espaldas para riesgos de este tipo y excluyan la cobertura en muchos casos. De hecho, en algunos seguros es habitual excluir de la cobertura las contingencias causadas por riesgos tan estrambóticos, «como puede ser una guerra, una catástrofe natural y, por qué no, una pandemia», explicó el abogado del bufete AGM.

En muchos casos habrá que pagar costas para ser indemnizado

Una vez más, la cara B de este caso vuelven a ser las costas judiciales. Aunque tenga derecho a ser indemnizado, si el autónomo reclama por valor superior a 2.000 euros debe saber , por un lado, «que lo más probable es que la compañía se acoja a la fuerza mayor y vaya a tener que ir a juicio para recibir el dinero que le corresponde», dijo Miguel Noriega, abogado de AGM.

Y por otro  lado, «va a tener que pagar unas costas por el procurador y su abogado, en caso de perder el juicio, que ascienden a una media de 2.000 euros. Esto es importante que se tenga en cuenta antes de iniciar un procedimiento de este tipo. Todo es cuestión de sopesar los posibles beneficios y ver si compensan los gastos que habrá que pagar con total seguridad», apuntó el abogado del bufete AGM. 

Fuente: autonomosyemprendedor.es

PorAntasur

Qué es siniestro total en los seguros de coche o moto

Las pólizas de seguro para vehículo abarcan varios supuestos y cubren una serie de desperfectos y posibles siniestros dependiendo del pecio y de los servicios contratados. Uno de estos casos es el llamado siniestro total, que al oírlo da más dolor de cabeza ante la posibilidad de perder el coche que alivio. Trucos para contratar un seguro de responsabilidad civil para tu patinete

Pero, ¿qué significa que un vehículo ha sufrido un siniestro total y qué sucede cuando se declara? En el blog de Mapfre explican que un coche puede declararse siniestro total en tres situaciones distintas: un incendio, un accidente o un robo. El siniestro total es la opción alternativa a la reparación que escoge la aseguradora si los daños sufridos por el vehículo y el coste del arreglo superan entre en un 75% y un 100% la cantidad garantizada por el seguro para uno de estos tres supuestos.

Por esta razón, elegir la protección del seguro frente a los siniestros totales es una opción muy cotizada entre los propietarios de vehículos nuevos. Igualmente, no todas las aseguradoras ofrecen las mismas condiciones y mientras algunas exigen que las reparaciones representen el 100% del presupuesto que ellos destinan para cada tipo de situación, otras se rigen por el valor venal del vehículo y si los gastos lo superan. ¿Puedo reclamar al seguro los daños que ha sufrido por mi coche o moto a causa de las nevadas?

También difiere, de una compañía a otra, la indemnización recibida en caso de declararse siniestro total. La aseguradora puede pagar una cantidad al propietario del vehículo en compensación por la pérdida del vehículo pero también existe la opción de la reposición del bien declarado como siniestro total. Las indemnizaciones se calculan con un valor como referencia, que puede ser el venal del coche, el venal mejorado o nuevo, sumando y restando accesorios, lo que reste del vehículo siniestrado que pueda aprovecharse, etcétera.

El último aspecto que explican desde Mapfre a tener en cuenta es el causante del siniestro. Si ha sido el propietario y asegurado, la compañía se encargará de dar la condición de siniestro total y de ofrecer la compensación económica. Siempre se puede negociar mejores condiciones si el asegurado no está de acuerdo. Sin embargo, si el causante del siniestro total es otro conductor o implicado, tu compañía no será la encargada de indemnizarte: habrá que acudir al Consorcio de Seguros o a la aseguradora del culpable.

Fuente: 20minutos.es