Category Archive Notas de prensa

PorAntasur

Estas son las multas más caras de Tráfico: hasta 20.000 euros que te pueden poner

La DGT contempla un buen puñado de multas que, en función de la gravedad, alguna podría alcanzar los 20.000 euros. ¿Cuáles son?

Si bien la mayoría de multas de tráfico se agrupan en multas leves, graves y muy graves, cuyo importe máximo (en el caso de estas últimas) suele ascender a 500 euros –y 6 puntos menos en el carné–, existen otro tipo de multas cuya sanción económica es mucho, mucho mayor.

Conducir con un inhibidor de radares, sin el seguro obligatorio, por consumo excesivo de alcohol y de drogas, por alteración de la vía pública… No querrás que te pongan una multa de este tipo: por tu seguridad, por la del resto de usuarios de la vía y porque las correspondientes multas alcanzan las cuatro cifras. Esto es lo que dice la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial al respecto.

MULTAS DE HASTA 1.000 EUROS
Aquí tenemos que hablar de las sanciones por conducir bajo los efectos de las drogas y del alcohol. Recuerda que la tasa de alcohol permitida es 0,25 mg/l en aire espirado como máximo (0,15 mg/l para conductores noveles y profesionales). Si superas ese límite y es inferior a 0,50 mg/l, la multa se considera grave y serás sancionado con 500 euros, aparte de la pérdida de puntos.

Si el resultado es superior a 0,50 mg/l, la multa ya es de 1.000 euros (y 4 o 6 puntos menos); y si ya superas los 0,60 mg/l, entraría en juego el Código Penal y podrías enfrentarte a penas de prisión de 3 a 6 meses y a la retirada del carné durante de uno a cuatro años.

Con las drogas la permisividad es menor: si te pillan conduciendo bajo los efectos de las drogas, la sanción es directa de 1.000 euros y, como en el caso del alcohol, 6 puntos menos en el carné. Si las sustancias son tóxicas, estupefaciente o psicotrópicas, ya se considera delito y las penas podrían ser como las comentadas anteriormente.

Si un conductor se niega a pasar el control de alcoholemia o de drogas ante los agentes de tráfico, se enfrenta a una multa de otros 1.000 euros, a penas de prisión de seis meses a un año y la privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

MULTAS DE HASTA 3.005 EUROS
La sanción por no tener contratado el seguro obligatorio de responsabilidad civil se castiga con multas que van desde los 601 hasta los 3.005 euros, en función del tipo de vehículo y del tipo de permiso exigido para conducirlo. Aunque no se considere un delito conducir sin seguro –sí es obligatorio, no obstante–, la multa puede ser cuantiosa y, en caso de accidente, el conductor tendrá que afrontar los pagos y posibles indemnizaciones con dinero de su bolsillo.

MULTAS DE HASTA 6.000 EUROS
No solo por utilizar un inhibidor de radar en el coche para alterar el funcionamiento de estos radares, sino que también te pueden sancionar con esa cuantiosa multa por el mero hecho de llevarlo en el coche. Además, perderás 6 puntos en el carné. En el caso de “cazar” al taller responsable de la instalación de un inhibidor de radar, la multa para dicho taller asciende a 30.000 euros.

MULTAS DE HASTA 20.000 EUROS
Estas sanciones pueden alcanzar cuantiosas cifras: la retirada, ocultación, alteración o deterioro de las señales permanentes u ocasionales de la carretera se castiga con multas desde los 3.000 hasta los 20.000 euros. Lo mismo para los que hagan obras en la vía sin la autorización correspondiente, así como para los que causen daños a la infraestructura de la vía, realicen “alteraciones a la circulación debidos a la masa o a las dimensiones del vehículo, cuando se carezca de la correspondiente autorización administrativa o se hayan incumplido las condiciones de la misma, con independencia de la obligación de la reparación del daño causado”

Fuente: autopista.es

PorAntasur

Seguro de pérdida de beneficios por interrupción de la empresa como consecuencia de la COVID-19

La nueva doctrina jurisprudencial ha sido bien recibida, siendo necesaria no solo por las empresas con esta tipología de seguros, sino también para las entidades aseguradores, así como para jueces y abogados encargados de interpretar la ley

Existe una nueva doctrina jurisprudencial que se pronuncia sobre una cuestión de rabiosa actualidad, en concreto, sobre la interpretación de determinadas pólizas de seguros y la cobertura del riesgo derivado de la interrupción de la actividad empresarial como consecuencia de la COVID-19.

Como era de esperar, esta nueva doctrina jurisprudencial ha sido bien recibida, siendo necesaria no solo por las empresas con esta tipología de seguros, sino también para las entidades aseguradores, así como para jueces y abogados encargados de interpretar la ley.

Entre otros, los criterios implantados son los siguientes:

a) El primer supuesto analiza si deben considerarse incorporadas a la póliza unas condiciones generales que ni siquiera han sido entregadas al asegurado y que precisamente abordan la cuestión de la cobertura de pérdida de beneficios por determinados acontecimientos que incluyen el cierre del local por la situación de la pandemia.

El Tribunal concluye que las condiciones generales no fueron incorporadas al contrato. No obstante, llega a una conclusión esencial sobre la cuestión al indicar que «… la cobertura de paralización de actividad se establece de manera independiente y no condicionada para todos los supuestos de paralización de actividad. La cobertura, así, es clara a favor del asegurado».

b) El segundo supuesto versa sobre la interpretación de la inclusión en la póliza de la siguiente clausula: «las pérdidas que usted sufra con motivo de la paralización parcial o total de la actividad de negocio asegurado, a consecuencia de cualquier siniestro cuyos daños materiales encuentren amparados por esta póliza».

El tribunal, para poder juzgar la existencia o no de cobertura a favor de la asegurada, llega a las siguientes determinaciones:

  • La pandemia del COVID-19 no es una causa de fuerza mayor del artículo 1.105 del Código Civil en tanto en cuanto la «…imprevisibilidad como elemento definidor de la misma no se aprecia por cuanto la posibilidad de sufrir pandemias periódicamente es un hecho reconocido por el propio sector asegurador».
  • En lo que respecta a la interpretación del clausulado, la cláusula en cuestión se encuadraría en aquellas que tratan de limitar el riesgo. A diferencia de las cláusulas propiamente delimitadoras del riesgo asumido.
  • En atención a lo indicado, debe considerarse incluido en la cobertura de la póliza la situación generada por las medidas adoptadas para frenar la expansión de la COVID-19 y entre ellas el cese de la actividad del negocio asegurado impuesto gubernativamente.

Dichas sentencias indicadas son la Sentencia de la Audiencia Provincial de Girona de 16 de junio de 2021 de la Sección 2ª  y la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia 14 de Granada de 21 de julio de 2021.

De esta manera, vemos que resulta esencial contar con un asesoramiento experto en lo que respecta a la suscripción de pólizas de seguros de este tipo o la reclamación judicial cuando la aseguradora entienda que se excluye una cobertura de este tipo, así como expertos conocedores del mercado que puedan obtener la mejor póliza de entre toda la competencia existente en lo que respecta a este punto.

Fuente: juridicas.com

PorAntasur

¿Cubre el seguro del coche y la moto los daños causados por actos vandálicos?

En las últimas semanas, en Barcelona, han tenido lugar diversos macrobotellones que han derivado en comportamientos incívicos, con destrozos y quema de vehículos

Aparcar el coche en la calle no es la mejor de las opciones. Sin embargo, a veces no queda otra, y ya sea por los precios prohibitivos de las plazas de aparcamiento de las grandes ciudades o bien porque simplemente no hay dónde estacionar, nos vemos obligados a dejar nuestro vehículo a la intemperie, y a exponerlo a los riesgos que esto conlleva.

En este artículo vamos a tratar uno de los temas que más preocupan a las personas que dejan sus vehículos durmiendo en la calle: los actos vandálicos. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana, durante las fiestas de la Mercè de Barcelona tuvo lugar un macrobotellón que reunió a miles de personas y que derivó en numerosos actos vandálicos como la quema de vehículos. En casos ¿están cubiertos por el seguro?

¿Qué se considera vandalismo o acto vandálico?
Este concepto hace referencia a cualquier desperfecto, ya sea de mayor o menor envergadura, que se haya producido en un vehículo con la única y exclusiva intención de causar daños. Este tipo de acto puede incluir arañazos, abolladuras, roturas de espejos o de lunas o, incluso, el incendio de un vehículo.

¿El seguro cubre este tipo de daños?
Antes de analizar esta cuestión, es importante saber si conocemos o no el responsable del acto. En caso afirmativo, será él quien se encargue de pagar los desperfectos ocasionados. Sin embargo, si no aparece el autor de los hechos, la indemnización dependerá únicamente del tipo de póliza de seguro que tengamos contratada.

En este punto, deberemos comprobar si nuestro seguro tiene contratada la cobertura de daños propios, “que es la que cubre los actos malintencionados causados por terceros no identificados, siempre que los desperfectos no puedan ser asumidos por otras coberturas como la de incendio, robo o rotura de lunas», apuntan desde Arpem Seguros.

Este tipo de cobertura va incluida en las pólizas a todo riesgo, por lo que si dispones de ella el seguro se hará cargo de los desperfectos, cubriendo todos los gastos hasta el límite fijado en el condicionado de la póliza. Si el seguro es con franquicia, de la indemnización que recibiremos deberemos descontar el importe de la franquicia, del que se hace cargo el propio asegurado.

En el caso de los seguros a terceros, Arpem indica que estos “solo cubren los daños que nosotros podemos causar a terceras personas, pero no los daños que sufra el vehículo asegurado. Sin embargo, puedes ampliar esta modalidad de seguro con otras coberturas como las antes mencionadas de robo, incendio o rotura de lunas”.

¿Qué puede cubrir la garantía de rotura de lunas?
Las pólizas que incluyen este tipo de cobertura se encargan de cubrir los desperfectos que se hayan realizado en las lunas básicas del vehículo, es decir, parabrisas delantero, luneta trasera y ventanillas laterales, apuntan desde Seguros El Corte Inglés. En la mayoría de los casos no incluyen los espejos retrovisores, el techo solar o lunas tintadas, aunque estas vengan de serie o estén homologadas. Durante los disturbios, los vándalos no tienen muchos miramientos, así que lo más recomendable es que te preocupes de añadir estos componentes para que estén cubiertos en tu póliza.

¿Y la cobertura de incendio?
Si dispones de esta cobertura específica, la aseguradora te indemnizará con el valor del vehículo o de su reparación. No obstante, Seguros El Corte Inglés indica que hay ciertas situaciones como, por ejemplo, los incendios por accidentes, por averías del vehículo o circunstancias meteorológicas y externas que quedaran exentas.

¿Y si mi coche ha sido forzado?
Cuando nos encontremos desperfectos en nuestro vehículo, es muy importante analizar si los daños han sido causados porque sí, sin ningún objetivo, o si, al contrario, estos se han producido como consecuencia de que alguien ha intentado forzar el vehículo con el fin de robarlo. Este segundo caso no se considera acto vandálico ya que los daños son “circunstancia colateral ocurrida porque existía un ánimo de lucro (los bienes de tu propiedad que pudiera encontrar dentro del habitáculo, además de tu vehículo si era su intención llevárselo también). Únicamente se reparará el elemento dañado o se recibirá compensación económica si esta circunstancia estaba asegurada en nuestra póliza”, indican desde Seguros El Corte Inglés.

¿Cubrirá el Consorcio los daños a motos y coches ocasionados durante este fin de semana en las fiestas de la Mercè?
La única manera de que los afectados salgan indemnizados es que los daños sean catalogados de «riesgos extraordinarios». Este concepto hace referencia a los desperfectos producidos a consecuencia de fenómenos de la naturaleza, hechos ocasionados violentamente como consecuencia de terrorismo, rebelión, sedición, motín, tumulto popular, y hechos o actuaciones de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en tiempo de paz.

Estos daños los asume el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), una aseguradora pública del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. En los supuestos citados en el párrafo anterior, no se harán distinciones entre los que tienen una póliza a todo riesgo y los titulares de una póliza de daños a terceros. Todos serán indemnizados, incluso los ciclomotores, motocicletas, vehículos agrícolas o quads que solo tengan contratada la cobertura de responsabilidad civil. La única condición será que el propietario de la motocicleta o del vehículo afectado deberá tener contratada y al corriente de pago una póliza de seguros.

Según nos informa Alejandro Izuzquiza, Director de Operaciones del CCS, los disturbios de Barcelona entrarían en el concepto de «tumulto popular» de nuestra legislación, en el sentido de que son daños provocados por actuaciones violentas en grupo. Lo determinante es la violencia de las acciones; la existencia de un tumulto, es decir, que no se trata de actuaciones realizadas en el contexto individualizado o de un grupo reducido (el aspecto «tumultuario» es lo clave).

«El CCS considera que los acontecimientos sucedidos en Barcelona fueron de carácter tumultuario, por eso se prevé que se solicite a las autoridades gubernativas o judiciales información sobre cómo se desarrolló para que se pueda concluir si lo que ha acontecido es un «simple» acto vandálico o si se trata de actuación en masa/tumultuaria», afirma Izuzquiza.

¿Con qué cantidad me van a indemnizar?
El CCS valora los daños e indemniza al asegurado con arreglo a las cláusulas del contrato de seguro que hubiese contratado el afectado con su aseguradora, y con el límite que señala la Ley de Contrato de Seguro, que es el capital asegurado en el contrato de seguro. La indemnización se abona directamente al asegurado mediante transferencia bancaria, señala Izuzquiza.

La reclamación al Consorcio se puede hacer por dos vías alternativas. Llamando al centro de atención telefónica (teléfono gratuito del CCS 900 222 665) o por internet en la página web del CCS. El asegurado afectado tiene que dar sus datos, los del bien que ha resultado dañado y los de su seguro (aseguradora y número de póliza de seguro). Al concluir la conversación telefónica o la cumplimentación de las pantallas en la web, el siniestro queda automáticamente registrado en el sistema informático del CCS y se le da al asegurado su número de referencia. A continuación, el CCS asigna un perito para que contacte con el asegurado afectado y concierten la visita para hacer la peritación.

¿Qué ocurre con los daños causados por actos vandálicos que no son consecuencia de tumultos populares?
Fuera de los anteriores supuestos, considerados consorciables, será la compañía aseguradora con la que se tenga contratada la póliza de seguro la que se haga cargo de los daños causados por actos vandálicos, siempre que el propietario del coche o la moto tenga contratada una garantía que los ampare, apunta Luis Miguel Garcia Perez, Claims Vendor Management Manager de Zurich Seguros.

Fuente: lavanguardia.com

PorAntasur

El Consorcio de Compensación inicia los pagos a los afectados por el volcán de La Palma

El número de solicitudes de indemnización ascienden a 289 correspondientes a 230 viviendas, 43 vehículos, 15 comercios y 1 industria

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) ha empezado a realizar los primeros pagos a asegurados afectados por el volcán de La Palma, por un total de 624.243 euros correspondientes a viviendas destruidas por la lava.

En un comunicado, el CCS explica que hasta el momento ha recibido 289 solicitudes de indemnización, correspondientes a 230 viviendas, 43 vehículos, 15 comercios y 1 industria y procedentes de Los Llanos de Aridane (201), El Paso (73), Tazacorte (7), Breña Alta (4), Villa de Mazo (3) y Santa Cruz de la Palma (1).

Estas solicitudes han sido entregadas al equipo de peritos, de manera que una vez que estos concluyan sus informes y finalice el estudio de los contratos de seguros de los afectados, el CCS hará los correspondientes abonos.

La mayor parte de las solicitudes, un 72 %, se han realizado a través de la página web del consorcio y el resto, de manera telefónica o en papel.

En un 56 % de los casos han sido las propias aseguradoras quienes han solicitado la indemnización en nombre de sus asegurados; en un 33 %, los mediadores, y en el 11 % restante, los propios afectados.

El Consorcio recuerda en el comunicado que solo pueden solicitar la indemnización los afectados asegurados y recomienda que la petición se realice a través de la aseguradora o el mediador, especialmente en caso de no poder acceder a la póliza.

AFECTADOS POR LA DANA

El CCS también ha informado de que ha recibido 17.001 solicitudes de indemnización por daños de inundación de los episodios de Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) de septiembre, por un coste estimado de más de 87 millones de euros.
La primera DANA, en los primeros días de septiembre, generó 11.638 solicitudes por un coste de 59 millones de euros, sobre todo correspondientes a viviendas (7.006), vehículos (3.420) y comercios (1.015).

El segundo episodio de inundaciones, a finales de septiembre, ha derivado en 5.363 solicitudes de indemnización, por 28,3 millones de euros, también centradas en viviendas (2.518), vehículos (2.108) y comercios (646).

Fuente: eldia.es

PorAntasur

Propietarios se lanzan a contratar seguros: las pólizas de impago del alquiler crecen un 124% hasta junio

  • Los propietarios contratan el 75% de pólizas y los inquilinos el 25%
  • El 95% de las viviendas en alquiler están en manos de particulares

Los propietarios de viviendas en alquiler quieren estar protegidos. Cada vez más. La crisis del coronavirus supuso un punto de inflexión en la relación entre propietarios e inquilinos, pero también en el negocio de las compañías especializadas en seguros inmobiliarios, que elevaron exponencialmente la contratación de productos orientados al alquiler.

Pues bien, esa tendencia al alza se mantiene después de los meses más duros de la crisis. La contratación de pólizas de impago del alquiler se ha disparado un 124% hasta junio, según los últimos datos facilitados por Avalisto, la compañía especializada en la protección de alquileres. ¿A qué se debe ese aumento? Los propietarios temen que la situación económica que ha dejado a miles de personas en ERTE o sin trabajo se recrudezca y derive en el impago de las rentas. Esa preocupación se resuelve contratando un seguro de impago del alquiler.

Hay que recordar que el 95% de las viviendas en alquiler que hay en España están en manos de particulares que necesitan el ingreso de las rentas para hacer frente a sus pagos corrientes.

Desde Avalisto explican que el mayor número de pólizas de seguros no solo es consecuencia de la crisis, sino también de la forma y los plazos en los que se pueden contratar estos servicios a través de internet. «El propietario busca protección y el inquilino agilidad en los plazos. El modelo tradicional para contratar una póliza tarda entre dos y 25 días; en cambio, desde plataformas como la nuestra se hace de forma inmediata», dice Raúl Pérez Acebo, presidente y responsable de Negocio de Avalisto. La proptech ya ha firmado el mismo número de pólizas en el primer semestre de 2021 que en todo 2020.

Las incidencias por impago del alquiler bajan, pero todavía están en los niveles de la segunda ola

Pero la contratación de pólizas de seguros no solo es cosa de los propietarios, también de los inquilinos. Los primeros representan el 75% de las pólizas contratadas en Avalisto y lo segundos el 25%.

La compañía también confirma que el 80% de los contratos que se firman en las inmobiliarias ya incluyen pólizas de alquiler, el resto tan solo avales bancarios o la fianza de depósito obligatoria. Las previsiones del Observatorio Español del seguro del Alquiler (OSEA) también confirman el auge de ese tipo de productos. Calcula que el 30% de los nuevos contratos de alquiler que se firmarán en 2021 incluirán un seguro de impago.

Correduría de seguros
El auge de los seguros de protección para viviendas en alquiler ha llevado a Avalisto a dar un paso más. La proptech ha creado una correduría de seguros que ofrecerá varios seguros de hogar y pólizas RC para inquilinos. El proyecto nace con el apoyo de varias compañías del sector asegurador, entre ellas Divina Seguros propiedad del Grupo Divina Pastora Seguros.

«Cuatro aseguradoras se van a unir a la plataforma. Percibimos que hay una falta de información en el mercado por parte de los propietarios e inquilinos», explican el responsable de Avalisto.

Fuente: eleconomista.es

PorAntasur

¿Puede un negocio reclamar a su aseguradora las pérdidas derivadas del cierre por la pandemia?

La reciente sentencia de un Juzgado de Primera Instancia de Granada que condena a una aseguradora a abonar 80.000 euros a un restaurante por las pérdidas que sufrió durante la inactividad del primer estado de alarma siembra esta duda: ¿puede cualquier negocio hostelero reclamar a su seguro los daños económicos causados por ese cierre?

De momento, son tres las sentencias favorables al cliente que han trascendido. La primera condenó a una aseguradora a indemnizar a una pizzería de Girona con 6.000 euros en febrero de 2021 y la segunda, de junio de este mismo año, obligaba a otra compañía de seguros a pagar 18.000 euros al dueño de un restaurante.

Partiendo de estos tres casos conocidos, varios abogados especializados en el sector del seguro explican en una conversación con RTVE.es qué suponen estos fallos judiciales y qué deben saber quienes se planteen iniciar un procedimiento de este tipo.

La redacción de la póliza, lo incluido y lo excluido
La clave del asunto está, por un lado, en la redacción de la póliza y, por otro, en la interpretación que el juez haga de la misma.

La inmensa mayoría de las pólizas en España exigen para la activación de la cobertura de pérdida de beneficios que ella derive de un daño material previo cubierto por la póliza, como podría ser, por ejemplo, un incendio en el local que obligue a cerrar el negocio temporalmente. Otras pólizas incluso excluyen expresamente la cobertura por pandemia.

“A efectos de determinar si una póliza cubre o no es fundamental estar a lo que establece cada póliza y, en concreto, a si la cobertura de pérdida de beneficios exige o no la previa concurrencia de un daño material cubierto y a las exclusiones potencialmente aplicables. Las sentencias dictadas hasta la fecha no son, por tanto, extrapolables a todos los casos en que un restaurante haya tenido que cerrar, debiendo analizarse cada supuesto caso por caso y en función de lo pactado en cada póliza en concreto”, explica la abogada Virginia Martínez, socia de Regulatorio y Procesal de Seguros en la oficina de Madrid del despacho de abogados Bird&Bird.

Fuentes oficiales de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) ahondan en esa aclaración: “En general, en España, no existe cobertura de pérdida de beneficios derivada de cierres de negocio por decisiones de la autoridad decretadas a raíz del estado de alarma (…) Para que la cobertura por interrupción de negocio se active debe haberse producido un daño material cubierto por la póliza sobre los bienes asegurados y este no es el caso cuando el cese de la actividad viene determinado por una decisión de la autoridad”, explican.

El abogado Joaquín Ruiz Echauri, socio de Seguros y Reaseguros de Pérez Llorca, también incide en este hecho y reitera que “no todo está cubierto, ya que de otro modo el asegurador simplemente cubriría cualquier pérdida de beneficios procedente de cualquier cierre con independencia de la causa, y eso no está ni en el espíritu ni en la letra de nuestra Ley de Contrato de Seguros”.

Según explica Martínez, en los casos en los que ha habido sentencias favorables, por regla general, “estas cuestiones no han sido analizadas”. En la Sentencia núm. 59/2021, de 3 febrero, de Audiencia Provincial de Girona (Sección 1ª), si bien la póliza sí exigía que la paralización temporal de la actividad empresarial fuera consecuencia directa de un siniestro amparado por la póliza comprendida en las coberturas de daños, dado que la aseguradora no cuestionó en este extremo, esto no fue analizado por la referida sentencia.

La misma abogada explica que la Sentencia núm. 254/2021, de 16 de junio, de la Audiencia Provincial de Girona (Sección 2ª), por su parte, “tampoco entró en el fondo del asunto”, al concluir que la aseguradora debía indemnizar al asegurado habida cuenta de un incumplimiento en la forma de suscripción del contrato de seguro (al no haberse facilitado al asegurado las condiciones generales, sino solo las particulares).

El caso más reciente y la respuesta de la aseguradora
Antonio Estella, el letrado que ha representado al dueño del restaurante de Granada que está detrás del último caso, señala a RTVE.es cuáles han sido los principales argumentos que han mantenido:

“Nosotros alegábamos que todo lo que no está expresamente excluido está incluido y la pandemia no estaba excluida en esta póliza concreta. En segundo lugar, toda cláusula oscura siempre favorece al asegurado”, ha detallado Estella, que precisa que el clausulado de las aseguradoras es muy amplio y que algunas son más específicas que otras. En el caso concreto de esta póliza, dice, se usó “una expresión bastante genérica por la que se cubría cualquier siniestro” y esa es “la rendija” por la que su equipo se coló para solicitar la indemnización.

Según Estella, que forma parte del despacho MLegal, para que un negocio pueda plantearse iniciar un procedimiento judicial como ese tendría que contar con una póliza que no excluya expresamente las pandemias y tener contratada una cobertura de pérdida de beneficios o lucro cesante.

Sin embargo, desde UNESPA señalan que la Ley de Contrato de Seguro (LCS) exige que el siniestro esté descrito en el contrato para que haya lugar a indemnización por lucro cesante. “Para que la interrupción de negocio por una decisión de la autoridad esté cubierta, tendría que haberse incluido esta cobertura en la póliza. Al no darse esta circunstancia, la paralización de la actividad empresarial por decisión de la autoridad no está cubierta por el seguro y no resulta indemnizable por la aseguradora”, detallan.

En línea con ese argumento, la aseguradora afectada, Generali, avanza en declaraciones a este medio que recurrirá la sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº 14 de Granada, contra la que cabe recurso de apelación, por cuanto, «la garantía de pérdida de beneficios incluida en la póliza exige, para su activación, la existencia de un siniestro cuyos daños materiales se encuentren cubiertos por la póliza».

«En este caso concreto, la pérdida que haya podido sufrir el cliente no está provocada por un daño material cubierto por la póliza, ya que es consecuencia del estado de alarma decretado por el Gobierno y por ello no está amparado por la póliza de seguro», sostienen fuentes de la compañía, que afirman que, con excepción de esta sentencia, «en todas las demandas presentadas contra Generali por asuntos similares, las sentencias obtenidas han sido favorables a la aseguradora».

La interpretación de los jueces
De todo lo anterior se deduce que la interpretación de los jueces tiene cierto peso en estos casos, como confirma Ruiz Echauri.

“Hay que partir de que en España hay alrededor de 5.500 jueces y magistrados y, lógicamente, hay diversidad de opiniones en cualquier debate. En el que nos ocupa, algunos jueces entienden que todo lo que no está expresamente excluido está cubierto, y eso les lleva a dar la razón en esas reclamaciones. En lo que no reparan es que ese planteamiento haría imposible el negocio asegurador, que se basa en proteger respecto a riesgos no sólo previsibles, sino expresamente asegurados. El que algo sea previsible no significa que haya sido asegurado, depende del interés del cliente y del apetito al riesgo de la aseguradora”, sostiene el abogado.

En este sentido, Martínez apunta que también hay sentencias que han desestimado este tipo de demandas presentadas por negocios hosteleros reclamando la cobertura de pérdida de beneficios.

¿De qué depende la cuantía de la indemnización?
En los casos que terminen con sentencia favorable, la cuantía que se pide abonar la aseguradora depende de la pérdida de beneficios que el asegurado acredite en cada caso concreto, así como de las condiciones de la cobertura. Por ejemplo, la franquicia temporal —el periodo a partir del cual la pérdida de beneficios será indemnizable— o el límite máximo de indemnización.

Por esto, la cuantía es tan distinta entre los casos que se conocen (6.000, 18.000 y 80.000 euros, respectivamente).

La pizzería de Girona había pactado con la aseguradora una indemnización diaria de 200 euros y un periodo de indemnización de 30 días (sin franquicia), mientras que el restaurante de esa misma provincia al que el juez dio la razón meses después acordó una indemnización diaria de 250 euros y un período de indemnización de hasta tres meses.

“Un asegurado puede elegir coberturas más altas que otro por infinidad de circunstancias; no es lo mismo un gran restaurante que uno pequeño, y es lógico que en riesgos más grandes se suscriban protecciones mayores”, agrega Ruiz Echauri.

¿Habrá efecto llamada?
Después de que estas sentencias hayan tenido eco mediático, cabe pensar que podría dispararse el número de procedimientos de este tipo, pero esta posibilidad no parece igual de probable a ojos de los distintos expertos consultados.

“Evidentemente, las sentencias que condenan a aseguradoras podrían generar un efecto llamada, pues prácticamente todos los negocios de hostelería se han visto afectados por el primer estado de alarma. Hasta que no recaiga alguna otra sentencia no lo sabremos con seguridad, pero posiblemente sí haya otros procedimientos iniciados donde se discuta la cobertura de pérdida de beneficios durante el primer estado de alarma”, opina Martínez.

Estella, por su lado, se muestra convencido de que ese repunte de solicitudes sí se producirá, basándose en su experiencia con el caso que él mismo ha llevado en Granada. “Este es el primer gran precedente y nos da mucha esperanza que sirva para que haya más sentencias favorables. La fundamentación es muy buena”, defiende el abogado, quien admite que en los últimos días numerosos negocios hosteleros se han puesto en contacto con su equipo para que revisen su póliza.

Ruiz Echauri, en cambio, cree que es “difícil de predecir” y cree que ninguna sentencia ha asentado, de momento, jurisprudencia. Ni siquiera existe, dice, “una línea asentada contra las aseguradoras” en los procedimientos judiciales que se están dando. Además, advierte el abogado, se trata de demandas que entrañan riesgos de costas judiciales para los reclamantes.

Fuente: rtve.es

PorAntasur

Seguros en autónomos. ¿Cuándo son obligatorios y cuánto cuestan?

Los seguros para autónomos son, en la mayoría de los casos, una garantía para el profesional independiente. Les ayuda a hacer frente a posibles imprevistos y a acontecimientos que pueden surgir en el desarrollo de su actividad profesional. Algunos de los seguros recomendables son, según Nomo, el seguro de responsabilidad civil y el de baja laboral.

El seguro de responsabilidad civil es obligatorio siempre que el profesional tenga un local abierto al público. Este seguro cubre cualquier daño que se cause a un tercero. No necesariamente se tiene que tener un local abierto al público para causar daños a terceros, también hay profesiones en las que no es necesario que el local esté abierto al público para originar daños a terceros. Todo ese tipo de negligencias son las que cubren los seguros de responsabilidad civil.

Los precios de estos seguros suelen variar en función de la actividad y el local, aunque el precio anual puede rondar entre los 150 euros en aquellos casos de menor riesgo y los 700 euros cuando se trate de profesiones con más riesgo.

Seguro por baja laboral

Otro de los seguros indispensables es el de baja laboral. La incertidumbre en la vida profesional del autónomo es mayor que la que puede sufrir un asalariado y la compensación económica que eso conlleva, aunque es suficiente, a veces no cubre los gastos a los que debe hacer frente el profesional si tiene que cogerse la baja. Para evitar esa incertidumbre existen esos seguros.

Las coberturas de los seguros por baja son la percepción de una indemnización adicional a la de la seguridad social, disponer de coberturas en el extranjero y la posibilidad de recibir anticipos en caso de ser necesario.

Cabe destacar que existen dos tipos de seguro de baja laboral, el baremado y el no baremado. En el primero de los casos se otorga una indemnización fija, independientemente de los días que se esté de baja. En el segundo de los casos se indemniza solo por los días en los que se esté de baja llegando a un máximo de 365 días naturales. Los precios del seguro de baja pueden costar a partir de los 250 euros.

Finalmente, existe también un seguro de salud que cubre la asistencia en Atención Primaria, la asistencia hospitalaria, las pruebas diagnósticas, las intervenciones quirúrgicas o la asistencia en el extranjero.

Fuente: elpais.com

PorAntasur

Cómo contratar un seguro para el perro: ¿Qué cubren? ¿Cuánto cuestan? ¿Son obligatorios en España?

Un perro, además de una mascota, es un miembro más de la familia y por ello muchas personas optan por contratar un seguro que proporcione la mejor asistencia veterinaria y cobertura ante cualquier imprevisto. Sin embargo, ¿es obligatorio contratar un seguro?

En primer lugar, resulta obligatorio asegurar a los perros que sean considerados como potencialmente peligrosos (PPP). Así lo recoge el Real Decreto 287/2002 en el artículo 3, que establece que para obtener la licencia de tenencia de estos animales será necesario la acreditación de «haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daño a terceros con una cobertura no inferior a 120.000 euros».

¿En qué casos no es obligatorio?
¿Por qué es necesario contratar esta póliza? Para aquellas circunstancias que representen un riesgo grave de generar daño como mordidas. No obstante, «si tu perro no está entre las razas de PPP, no existe ninguna obligatoriedad de asegurarlo», explican en Seguros Mapfre.

En cualquier caso, muchas personas deciden contratar una póliza para estar prevenidas ante cualquier posible accidente o para urgencias veterinarias. Además, en algunas regiones de España es obligatorio tener un seguro de responsabilidad civil, sean perros considerados de raza peligrosa o no.

¿Qué cobertura suelen ofrecer?
La cobertura y el precio dependerán del tipo de animal, esto es, de su tamaño y de su raza. Así, la mayoría de seguros suelen incluir sin coste alguno las revisiones y consultas en el veterinario, determinadas vacunas o reducciones en operaciones y tratamientos.

También incorporan una determinada cantidad destinada a la responsabilidad civil para cubrir posibles daños a terceros, defensa jurídica, cobertura de gastos judiciales y asistencia telefónica. En el caso de Mapfre, su seguro para mascotas incluye el daño que pueda sufrir el animal, por accidente, robo o extravío; consultas; medicación; pruebas diagnósticas; intervenciones; estancias en residencias en caso de hospitalización, o defensa jurídica ante una denuncia, entre otras coberturas.

Así, la prima a abonar dependerá de la cobertura, por lo que a nivel general los precios en España suelen situarse entre los 50 y 200 euros para razas consideradas como más peligrosas y entre los 20 y 100 euros para el resto de razas.

FUENTE: 20minutos.es

PorAntasur

Seguros que desgravan en la Declaración de la Renta

Como todos los años, llega la época de presentar la Declaración de la Renta. Y aunque ya estemos cansados de hacerla, seguimos haciéndonos muchas preguntas con respecto a ella. Una de las más comunes es: ¿desgravan los seguros? ¿Cuáles y en qué condiciones? A continuación os explicamos todo lo relacionado con la desgravación fiscal de seguros.

Seguros de hogar y vinculados a la hipoteca
Los seguros de hogar y de vida, en algunos casos, pueden tener ciertas ventajas fiscales en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Pero para que puedan desgravar deben estar vinculados a un préstamo hipotecario de la vivienda habitual.

Se trata de cantidades incluidas dentro de la deducción por adquisición de vivienda habitual. Lo que quiere decir que solo podrás deducir importes si se contrataron al mismo tiempo que firmabas la hipoteca de compra o rehabilitación del hogar.

Así que si tu banco te exigió la contratación de un seguro de vida u hogar para la concesión del préstamo para adquirir tu vivienda podrás desgravar tus seguros para la declaración del IRPF.

Seguros de vida
Las deducciones del seguro de vida dependerán de si el tomador del seguro y el beneficiario son o no la misma persona. Si ambas partes son la misma persona, la tributación se hace por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero si quien lo cobra es una persona distinta, tributará mediante el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

Cuando el tomador y el beneficiario son la misma persona, el seguro abonará una cantidad cuando se alcance cierta edad. Si esa cantidad se cobra en forma de capital, se aplica una fiscalidad similar y una base imponible a la de otros productos financieros. Dentro del IRPF estos seguros forman parte del Rendimiento de Capital Mobiliario (RCM), por lo que su tributación es diferente:

Entre 0 a 5.999 € el tipo impositivo será del 21%.
Entre 6.000 € y 24.000 € el tipo impositivo será del 25%.
A partir de 24.000 € el tipo impositivo será del 27%.

El beneficio se obtiene restando al capital obtenido las primas satisfechas. Además, la empresa aseguradora practicará una retención de IRPF del 19% sobre el rendimiento. Si la cantidad se percibe en forma de renta, se aplica una fiscalidad similar a los Rendimientos del Capital Mobiliario, con una base imponible al ahorro del 19%.

Asimismo, el impuesto recoge reducciones de la Base Imponible dependiendo del grado de parentesco del beneficiario: cuando el beneficiario es el cónyuge, un ascendiente o un descendiente de hasta 9.195,49 euros por heredero de forma general, una cantidad que dependerá de cada comunidad autónoma, ya que este es un tributo cedido a las autonomías. Si la persona fallece como consecuencia de un acto terrorista o en misiones humanitarias o de paz, la reducción no tiene límites.

Seguros de salud
La desgravación fiscal de contratar un seguro de salud repercute, directamente, en las empresas y en los autónomos. Existen ventajas fiscales cuando la contratación la realiza un autónomo o empresario para él, su familia o sus empleados. Por el contrario, no existe ningún tipo de efecto fiscal cuando el que contrata el seguro es un particular sin actividad empresarial o profesional.

Sin embargo, indirectamente, los trabajadores por cuenta ajena también pueden conseguir una importante ventajas fiscal si negocia con la empresa la contratación de un seguro de salud para él y/o los miembros de sus unidad familiar.

FUENTE: previsorageneral.com

PorAntasur

La DGT recuerda los nuevos límites de velocidad que entran en vigor el 11 de mayo

En el conjunto de modificaciones de Tráfico aprobadas recientemente, se encuentran los nuevos límites de velocidad a los que deberemos circular dentro de poco en ciudad o poblado. ¿Cuáles serán las multas por infringirlos? ¿Qué límite tendrán travesías y autovías urbanas? Lo repasamos.

Son varios los cambios en materia de seguridad vial que han sido aprobados a finales del año pasado, aunque no todos están todavía activos, como es el caso de la reducción de los límites de velocidad en carreteras urbanas. Sí lo ha hecho por ejemplo la nueva normativa para patinetes eléctricos, que entró en vigor a principios de enero.

La normativa que recoge los nuevos límites de velocidad en ciudad, reduciéndolos de forma genérica a 30 km/h en vías con un carril por sentido (anteriormente el genérico era de 50 km/h independientemente de los carriles), tardará aún unas semanas en estar activa, aunque dicho límite ya está siendo aplicado por varios ayuntamientos en España, que se adelantaron a esta cacareada reforma de Pere Navarro.

La DGT señala que este plazo se fija para dar margen a los ciudadanos a conocer la normativa, así como para que los municipios adapten la señalización.

Nuevos límites de velocidad en ciudad

En el RDL del 10 de noviembre se recoge que los límites genéricos de velocidad en carreteras urbanas serán de:
20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera.
30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación.
50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

No obstante, hay que tener en cuenta que los carriles reservados para la circulación de determinados vehículos o usuarios, como los de uso exclusivo para el transporte público, no se contabilizan. Por ejemplo, si una calle tiene un carril pero dispone además de uno para bus/taxi, se aplicará el límite de 30 km/h pues se considera que solo hay un carril para ese sentido.

De igual manera, la nueva normativa permite que estas nuevas velocidades genéricas puedan ser reducidas por los Ayuntamientos si así lo consideran, aunque deberán instalar previamente la señalización que indique el límite diferente.

Por otro lado, excepcionalmente, la Autoridad municipal podrá aumentar la velocidad en vías de un único carril por sentido, hasta una velocidad máxima de 50 km/h.

FUENTE: motorpasion.com