Category Archive Notas de prensa

PorAntasur

Errores que debes evitar al dar de baja el seguro de tu coche

Tener un vehículo en propiedad supone un gran esfuerzo económico. Durante el momento de su compra, prácticamente todo el mundo se centra en el precio su venta y no en los gastos que éste genera. El combustible, el mantenimiento, los impuestos, el seguro, las reparaciones… son costes fijos e intrínsecos del automóvil que es importante tener en cuenta.

El seguro del coche es uno de los gastos fijos que debe asumir el propietario de cualquier vehículo ya que la ley obliga a disponer de uno para cubrir unas coberturas mínimas en caso de accidente. En el mercado actual existen una gran variedad de compañías aseguradoras y también de tipos de seguro. Factor que dificulta la elección del usuario.

El sector de las aseguradoras es muy competitivo, por lo que debemos estar muy atentos a la hora de contratar nuestra póliza al mejor precio posible con las coberturas que más se adapten a nuestras necesidades.

Una vez sabes qué seguro te interesa, debes saber también cómo darlo de baja en caso de que decidas vender el vehículo, compres otro coche o quieras cambiar de aseguradora. Race da una serie de consejos para que hacerlo no te suponga tiempo ni problemas.

Desde 2016, al contratar un seguro, dispones de 30 días de plazo para cancelarlo, según la Ley de Contrato de Seguro. Pero, ¿cómo hacerlo? Lo primero que debes saber es que dejar de pagarlo no es sinónimo de darlo de baja. Hacerlo te conllevará problemas como, por ejemplo, que la compañía te reclame la cantidad a deber a través de un proceso judicial y te podrá incluir en una lista de morosos. Esta situación te afectará en un futuro cuando quieras solicitar algún préstamo o contratar otro seguro.
Asimismo, en el caso de que dejes de pagar los recibos del seguro, la compañía tiene el derecho de negarse a darte cobertura o prestar los servicios que tuvieras contratados, algo peligroso en caso de verte envuelto en un accidente.

Fuente: lavanguardia.com

PorAntasur

Cómo afecta tener la ITV al día o no a la cobertura del seguro

Según cifras de la DGT hay cerca de tres millones de vehículos que no están de baja… pero que no han pasado la ITV, y muchos de ellos son motos. En parte por desconocimiento, en parte por dejadez, o porque la moto tiene algunas modificaciones más o menos «inocentes» (escape, frenos o medida de neumáticos es lo más habitual) y el usuario no quiere arriesgarse a que en la ITV le den «negativo», muchas motos se hallan en esta situación. ¿Nos cubre el seguro si no hemos pasado la ITV obligatoria? Como veremos no nos cubrirá del todo e incluso podría reclamarnos algunos gastos en caso de accidente… un buen motivo para pasarla.

¿Cuál es la multa por circular sin haber pasado la ITV? Si han pasado más de cuatro años desde la fecha de matriculación, la moto ya debe pasar la inspección ITV (y luego cada dos años). Si no lo has hecho, debiendo, y sigues usando tu moto, te expones a una multa de 200 euros. Esa multa te puede legar de forma automática porque algunas cámaras de la DGT cotejan esa información. Si no, y te para la policía por alguna otra infracción o un control, además de la multa te retirarán el permiso de circulación y te darán 10 días para pasar esa ITV pendiente.

Si no tenemos la ITV en regla, en caso de accidente como mínimo nuestra compañía no cubrirá los daños propios, y podría reclamarnos los daños a terceros.

Pero hay más posibilidades: si pasas la ITV pero no es «favorable», y sigues circulando sin haber arreglado lo que te indicaron que estaba mal. En ese caso la multa, si te paran o detectan, será también de 200 euros. Peor es si en la ITV te encontraron algo más grave y emitieron un «informe negativo»: en ese caso, seguir usando el vehículo (que en teoría debía dejarse en la ITV y trasladarse con grúa a un taller) acarrea una sanción de 500 euros.

¿Y si tienes un accidente sin tener la ITV en regla? En ese caso es fácil que el seguro se niegue a cubrir los daños propios, si los tenías cubiertos. Tu seguro sí pagará normalmente los daños a terceros, pero si el peritaje demuestra que el accidente pudo originarse en algún fallo que se hubiera detectado en la ITV, el seguro reclamaría todos los gastos al propietario del vehículo o/y al conductor. Mucho cuidado, pues con circular sin la ITV en regla.

Fuente: soymotero.net

PorAntasur

La pandemia da un impulso a la digitalización de los seguros

Ante la entrada de nuevos actores en el mercado de los seguros, las aseguradoras se encuentran ante la necesidad de impulsar su transformación digital y desarrollar alianzas en entornos de colaboración.

El Covid-19 ha dado un nuevo impulso a la digitalización en el mercado de los seguros, un sector que ha visto cómo la disrupción se ha disparado en los últimos años a raíz de la progresiva entrada de nuevos actores, como las insurtech y las big tech. Ante este escenario de cambios tan rápidos, las aseguradoras han intensificado sus esfuerzos por ser más ágiles, implantar nuevas tecnologías y encontrar nuevas fórmulas para dar respuesta a las necesidades digitales de sus clientes.

Si la pandemia ha provocado una aceleración general de la digitalización, su impacto sobre el sector asegurador ha sido particular. Mientras que se produjo un incremento de las reclamaciones en los ramos de vida y salud, las relacionadas con los viajes y los vehículos se desplomaron. Asimismo, los proveedores de seguros han percibido algunos cambios en el modo en que sus clientes se relacionan con ellos, según el Informe Mundial de Insurtech 2020, elaborado por Capgemini y Efma.

Tendencias

Pese a que más del 90% de las aseguradoras se mostró capaz de continuar con sus procesos en remoto, sí han recibido el impacto del Covid-19 en la retención y la captación de clientes, un impacto que ha ido a más a medida que transcurrían los meses tras el inicio del confinamiento. Además, los consumidores se muestran más dispuestos a contratar pólizas con big tech: en 2016 apenas un 17% se mostraba proclive a hacerlo; en enero de 2020, ya era un 36%; y en abril de 2020, un 44%.

Aunque en torno a la mitad de las aseguradoras tiene la capacidad de gestionar sus datos en tiempo real y cuenta con sistemas de ciberseguridad robustos, el estudio refleja que sólo un 38% utiliza API abiertas y menos de un tercio consigue diseñar productos que estén realmente centrados en las personas y tiene sistemas preparados para funcionar digitalmente. Por otra parte, un 83% de las insurtech desea colaborar con aseguradoras, mientras que sólo un 63% de estas se encuentra dispuesta a trabajar con una insurtech.

La situación plantea una clara oportunidad para los nuevos entrantes en el sector. En respuesta a estas dinámicas, las compañías de seguros deben adoptar una nueva mentalidad, integrar la tecnología para hacer más inteligentes sus procesos y establecer alianzas en ecosistemas abiertos de colaboración.

Pese a que han acelerado su transformación digital a raíz de la pandemia, las aseguradoras aún tienen retos pendientes para estar más cerca de sus clientes. Estos son los principales, según Pedro Pérez Iruela, vicepresidente y responsable del sector financiero de Capgemini España:

  • Adecuar los productos y servicios a las necesidades cambiantes de los clientes, por ejemplo a través del pago por uso de servicios.
  • Cubrir los nuevos riesgos que aparecen, como ha sucedido en el caso de la propia pandemia.
  • Adoptar procesos más agiles en la tramitación de siniestros y en la relación con los clientes, gracias a la utilización de chatbots, agentes virtuales e inteligencia artificial para una comunicación más eficiente.
  • Mejorar el uso y la gestión de los datos, algo clave para el desarrollo de soluciones innovadoras y la oferta de servicios personalizados en el momento más adecuado.
  • Dar soporte al aumento progresivo de la dependencia del canal digital, adaptando los sistemas para dar respuesta a la mayor demanda.
  • Afrontar esta entrada de las big tech como nuevos competidores en el sector. Ahora que las insurtech se han consolidado como colaboradores, la gran amenaza para las aseguradoras está en los gigantes tecnológicos, que ofrecen servicios que los consumidores se muestran cada vez más dispuestos a contratar.

Fuente: expansion.com

PorAntasur

El impuesto al seguro del hogar, decesos o vehículos supondrá que las familias pagarán 28 euros más al año de media

El Gobierno ha decidido incrementar el Impuesto sobre Primas de Seguros del 6% al 8% para recaudar 455 millones de euros en 2021, lo que supondrá un coste adicional para las familias españolas de casi 30 euros anuales, según coinciden fuentes del sector del seguro.

Las compañías repercutirán el coste de esta subida fiscal a los seguros de hogar, vehículo, enterramientos o responsabilidad civil al a los clientes, lo que supondrá un incremento del gasto anual para las familias.

¿A cuánto millones de hogares afectará la subida?

Esta nueva subida afectará a la mayoría de familias españolas ya que en España, el 95% de los hogares (17,7 millones) tiene suscrito algún tipo de seguro como indica la encuesta de Presupuestos Familiares». López recalca que les afectará por dos motivos principales. Por un lado, puntualiza, porque el seguro de automóvil es obligatorio en la actualidad y por ello 8 de cada 10 familias lo tienen contratado. Y por otro lado, porque el seguro de hogar, aunque no es obligatorio, es también el segundo en la lista de los más contratados.

El responsable de seguros del comparador financiero afirma que según el ‘Estudio de hábitos de consumo de los españoles’ realizado desde Rastreator, «el 81% de los españoles tiene contratado un seguro de auto, el 71% tiene contratado un seguro de hogar y el 41% tiene contratado un seguro de decesos». A su vez, -añade- esta subida del impuesto a los seguros afectará a miles de empresas ya que «muchas tienen contratados diferentes tipos de seguros para asegurar el correcto desarrollo de su actividad».

El 81% de los españoles tiene contratado un seguro de auto, el 71% tiene contratado un seguro de hogar y el 41% tiene contratado un seguro de decesos

Por su parte, Carlos Lluch, bróker de seguros y experto de iAhorro, recuerda que según Unespa hay 115 millones de pólizas de seguro en España. «Para una familia española la inversión en seguros representa en torno al 4,3% de sus ingresos anuales», subraya.

¿Las compañías repercutirán a los clientes la subida del impuesto?

El responsable de aseguradoras de Rastreator, Víctor López, asegura: «Como ocurre en el caso del IVA, el incremento del Impuesto sobre las Primas de Seguros (IPS) terminará recayendo necesariamente en quien contrata el producto, es decir, en el propio usuario ya que se le aplica cuando se cobra su prima del seguro».

¿Cuánto supondrá de gasto extra anual de media a las familias?

Víctor López (Rastreator) asevera que «en cuanto al seguro de hogar, teniendo en cuenta la prima media de hogar contratada en el segundo trimestre de 2020, esta subida del 2% podría suponer un incremento de 4 euros anuales».

Fuente: 20minutos.es

PorAntasur

¿Es obligatorio contratar un seguro de hogar?

Nuestra casa es uno de nuestros bienes más preciados. A fin de cuentas, es nuestro hogar. Nuestro refugio. Ese es el motivo de que en España, tres de cada cuatro hogares estén asegurados, habiendo incluso zonas, como el País Vasco, donde su extensión es prácticamente total.

No obstante, que sea una práctica frecuente no significa que la ley obligue a ello. Entonces, ¿es el seguro de hogar obligatorio? La respuesta es no. Pero con ciertos matices: a diferencia de otro tipo de pólizas, como la de coche o moto, contar con un seguro de hogar no es obligatorio, salvo que tu vivienda esté hipotecada, o que te sea exigido en un contrato de alquiler.

¿Cuándo es obligatorio el seguro de hogar?

El seguro de hogar es obligatorio solo si adquieres una hipoteca, tal y como establece el Real Decreto 716/2009 en su artículo 10. Al menos obliga contra los daños derivados de incendio. Es decir, un seguro de hogar que incluya la cobertura de protección básica. Por lo tanto, en el caso de que compres una vivienda, la ley solo te obliga a contar con este tipo de seguro siempre y cuando adquieras un préstamo hipotecario. 

Ahora bien, esto no significa que sea necesario tener contratado tu seguro con la misma entidad bancaria con la que tienes la hipoteca, como era habitual en el pasado. Desde 2013, año en el que el Parlamento Europeo aprobó la primera Directiva Europea sobre Hipotecas, queda prohibido expresamente la vinculación entre seguros y préstamos hipotecarios, por lo que a día de hoy tienes total libertad para escoger tu compañía aseguradora sin que tenga que ser la ofrecida por el banco.

Pero, si este no es tu caso, y afrontas la compra de la vivienda con tu capital, o si en lugar de una hipoteca solicitas un préstamo personal, no tendrías ninguna obligación.

¿Debo contratar seguro de hogar si vivo de alquiler?

Otra de las situaciones en la que puedes está obligado a contratar un seguro de hogar es cuando alquilas un inmueble, ya wue puede formar parte de las condiciones impuestas en el contrato de alquiler. Sin embargo, la ley no te obliga, y al tratarse este de un documento privado, queda en tus manos aceptar o no dicha cláusula.

En cualquier caso, siempre que seas propietario de una vivienda es muy recomendable dar de alta un seguro de hogar para protegerla. De esta forma puedes vivir con la tranquilidad de que, ante cualquier siniestro que cause tu inmueble (inundaciones, incendio, derrumbes, etc.) vas a estar protegido económicamente para responder ante los desperfectos causados.

Del mismo modo, si eres inquilino de una vivienda en alquiler, es aconsejable contratar un seguro que cubra al menos el contenido (las pertenencias del propietario, y de las personas que viven con él, que están dentro de la casa).

Fuente: 65ymas.com

PorAntasur

¿Qué seguros pagarán más impuestos tras la subida que incluyen los PGE?

Los Presupuestos Generales del Estado incluyen un incremento del 6% al 8% del tipo de gravamen de este tributo, que repercutirá sobre las familias porque el 95% tienen contratado algún tipo de póliza.

Los próximos Presupuestos Generales del Estado, si finalmente son aprobados, llegan con una subida fiscal cuyo objetivo son las rentas más altas. Sin embargo, el español medio también notará un incremento de sus gastos. Entre otras cuestiones, las próximas cuentas públicas recogen un incremento del Impuesto sobre las Primas de Seguro (IPS) del 6% actual al 8%. El Gobierno justifica la medida porque «el tipo no ha variado desde 1998 y España se sitúa en el tramo medio-bajo de la UE».

El IPS, de carácter indirecto, es el principal tributo que afecta a la actividad aseguradora y su sujeto pasivo son las entidades aseguradoras cuando realicen las operaciones gravadas, aunque, al igual que ocurre con el IVA, el tributo es soportado por el contribuyente al ser el consumidor final. Se aplica al cobrar la prima de seguro o los correspondientes pagos si son fraccionados. No obstante, no afecta a todas las pólizas, sino que hay algunas exentos. En concreto, la normativa que regula este impuesto incluye ocho operaciones que se encuentran exentas de esta carga fiscal y, por tanto, el incremento recogido en los PGE no les afecta.

Entre las excepciones se encuentran los seguros de vida, de caución o de crédito a la exportación y los agrarios combinados. Además, se incluyen las operaciones relativas a seguros sociales obligatorios y a seguros colectivos que instrumenten sistemas alternativos a los planes y fondos de pensiones, las de reaseguro y las de capitalización basadas en técnica actuarial. Por último, recoge como exenciones las operaciones de seguro relacionadas con el transporte internacional de mercancías o viajeros y las que cubren buques o aeronaves que se destinan al transporte internacional, con excepción de los que realicen navegación o aviación privada de recreo.

Fuente: lainformacion.com

PorAntasur

¿Por qué es obligatorio el seguro de convenio colectivo?

Los convenios colectivos se atribuyen a los diferentes sectores profesionales y se pactan y renuevan periódicamente.

La obligatoriedad del seguro de convenio colectivo

Los seguros de convenio colectivo marcan las directrices que deben cumplir trabajadores y empresarios, es más bien una carta de derechos y obligaciones por ambas partes. Aquí se regulan desde los días de vacaciones, los tiempos de descanso o la jornada laboral hasta el salario base según las categorías.

Cada tipo de convenio cuenta con su propio seguro obligatorio y su regulación, tienen que ver con las coberturas por accidentes, bajas por incapacidad, enfermedad y fallecimiento.

Son obligatorios porque este tipo de situaciones pueden derivar en indemnizaciones económicas importantes, de esta manera el empresario y también el trabajador se aseguran el pago y cobro de la totalidad. Este tipo de seguros obligatorios de convenio no deben confundirse con las mutuas de accidentes que pueden contratar opcionalmente las compañías para atender exclusivamente las necesidades médicas de los empleados.

Al tratarse de seguros obligatorios el incumplimiento por parte del empresario en su contratación puede suponer una falta muy grave penada con multas que pueden alcanzar los 187.000 euros.

Fuente: previsorageneral.com

PorAntasur

Seguros que desgravan en la Declaración de la Renta

Como todos los años, llega la época de presentar la Declaración de la Renta. Y aunque ya estemos cansados de hacerla, seguimos haciéndonos muchas preguntas con respecto a ella. Una de las más comunes es: ¿desgravan los seguros? ¿Cuáles y en qué condiciones? A continuación os explicamos todo lo relacionado con la desgravación fiscal de seguros.

Seguros de hogar y vinculados a la hipoteca

Los seguros de hogar y de vida, en algunos casos, pueden tener ciertas ventajas fiscales en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Pero para que puedan desgravar deben estar vinculados a un préstamo hipotecario de la vivienda habitual.

Se trata de cantidades incluidas dentro de la deducción por adquisición de vivienda habitual. Lo que quiere decir que solo podrás deducir importes si se contrataron al mismo tiempo que firmabas la hipoteca de compra o rehabilitación del hogar.

Así que si tu banco te exigió la contratación de un seguro de vida u hogar para la concesión del préstamo para adquirir tu vivienda podrás desgravar tus seguros para la declaración del IRPF.

Seguros de vida

Las deducciones del seguro de vida dependerán de si el tomador del seguro y el beneficiario son o no la misma persona. Si ambas partes son la misma persona, la tributación se hace por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero si quien lo cobra es una persona distinta, tributará mediante el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

Cuando el tomador y el beneficiario son la misma persona, el seguro abonará una cantidad cuando se alcance cierta edad. Si esa cantidad se cobra en forma de capital, se aplica una fiscalidad similar y una base imponible a la de otros productos financieros. Dentro del IRPF estos seguros forman parte del Rendimiento de Capital Mobiliario (RCM), por lo que su tributación es diferente:

Entre 0 a 5.999 € el tipo impositivo será del 21%.
Entre 6.000 € y 24.000 € el tipo impositivo será del 25%.
A partir de 24.000 € el tipo impositivo será del 27%.

El beneficio se obtiene restando al capital obtenido las primas satisfechas. Además, la empresa aseguradora practicará una retención de IRPF del 19% sobre el rendimiento. Si la cantidad se percibe en forma de renta, se aplica una fiscalidad similar a los Rendimientos del Capital Mobiliario, con una base imponible al ahorro del 19%.

Asimismo, el impuesto recoge reducciones de la Base Imponible dependiendo del grado de parentesco del beneficiario: cuando el beneficiario es el cónyuge, un ascendiente o un descendiente de hasta 9.195,49 euros por heredero de forma general, una cantidad que dependerá de cada comunidad autónoma, ya que este es un tributo cedido a las autonomías. Si la persona fallece como consecuencia de un acto terrorista o en misiones humanitarias o de paz, la reducción no tiene límites.

Seguros de salud

La desgravación fiscal de contratar un seguro de salud repercute, directamente, en las empresas y en los autónomos. Existen ventajas fiscales cuando la contratación la realiza un autónomo o empresario para él, su familia o sus empleados. Por el contrario, no existe ningún tipo de efecto fiscal cuando el que contrata el seguro es un particular sin actividad empresarial o profesional.

Sin embargo, indirectamente, los trabajadores por cuenta ajena también pueden conseguir una importante ventajas fiscal si negocia con la empresa la contratación de un seguro de salud para él y/o los miembros de sus unidad familiar. Más abajo te lo explicamos.

De este modo, podemos concluir que los beneficiados de las ventajas fiscales son las empresas, los trabajadores por cuenta ajena y los trabajadores por cuenta propia junto con sus familiares de primer grado. En el siguiente artículo os explicamos más detalladamente todo lo relacionado con las deducciones de los seguros de salud.

Fuente: previsorageneral.com

PorAntasur

¿Quién salva la economía de un autónomo si enferma?

Es algo más que una creencia popular que los autónomos no pueden permitirse estar enfermos. Los trabajadores por cuenta propia tienen problemas de salud como cualquier otra persona. Sin embargo, es cierto que el importe que la Seguridad Social ofrece a estos profesionales en caso de baja por enfermedad supera por muy poco la cuota de autónomos que deben seguir abonando mensualmente.

Y si el autónomo no trabaja, en la mayoría de los casos, lo normal es que sus ingresos caigan o incluso desaparezcan. Son argumentos sólidos para tener una salud de hierro o, mejor dicho, para tratar de no dejar de trabajar por una enfermedad que no sea totalmente incapacitante.

No existen soluciones mágicas para tratar de corregir una situación que es una de las principales fuentes de preocupación de cualquier autónomo. Más en momentos de crisis económica, en que los ahorros desaparecen rápidamente. La alternativa más real es la contratación de un seguro privado de baja laboral conocido también como seguro de subsidio o de incapacidad temporal.

Estos seguros son cada vez más habituales y la oferta existente en el mercado no deja de crecer. Lo ofrecen compañías especializadas en productos nicho, pero también la mayoría de las ‘generalistas’. No en vano, este es uno de los seguros privados que se consideran esenciales para ofrecer a los profesionales por cuenta propia un nivel de protección básico.

La cifra de autónomos en España creció de manera ininterrumpida entre 2013 y 2019. Los primeros datos de 2020 señalaban una tendencia a la baja que la crisis económica provocada por la Covid se encargará de acelerar. Se trata de un colectivo muy expuesto ante la caída de la actividad, en buena medida por las carencias de una protección social adecuada que se hace más evidente en los malos tiempos.

¿Cómo funcionan los seguros de baja laboral?

La primera consideración es que no solo los trabajadores autónomos pueden contratar estos productos. Por otra parte, la prestación que se percibe en caso de baja laboral por parte del seguro privado es compatible con la que abona la Seguridad Social. ¿La cantidad? Depende de la póliza contratada, lo que condiciona el coste de la prima, la cantidad que el asegurado debe abonar a la compañía. En cualquier caso, para poder cobrar es imprescindible tener el parte de baja médica.

Alrededor de los 20 euros mensuales se puede contratar un seguro de baja laboral. No obstante, hay muchas variables a tener en cuenta:

  • La actividad profesional . Los asegurados con trabajos en los que los accidentes son más habituales suelen pagar cuotas más altas.
  • La existencia franquicias. Es habitual que la póliza excluya la remuneración por los primeros cuatro o siete días de baja.
  • El capital de indemnización contratado. En este caso, la mayoría de los productos se sitúan entre los 30 y los 200 euros diarios, aunque hay excepciones.
  • El resto de coberturas que incluya la póliza. En muchos casos se ofrece indemnización por accidente o la posibilidad de consultar una segunda opinión médica, entre otras.

Algunas compañías utilizan un baremo por el que se establece para algunas enfermedades o lesiones un número de días de recuperación. En el caso de que el asegurado se recupere antes igualmente recibirá la misma cantidad que resulta de multiplicar el capital diario de indemnización contratado y el número de días que establece el baremo. Por ejemplo, un infarto de miocardio se establece alrededor de los 100 días. Del mismo modo, el asegurado no recibirá más dinero si tarda más días en estar recuperado. En cualquier caso, las pólizas de subsidio por baja fijan un período máximo para recibir la prestación.

Existen otro tipo de seguros que ofrecen coberturas para casos de baja por enfermedad que se limitan únicamente a los días de hospitalización. Estos productos incorporan otras garantías como traslado de familiares al centro hospitalario o pago de gastos de manutención de los acompañantes.

Algunas compañías incluyen las coberturas del seguro de baja laboral dentro de otros productos que ofrecen una cobertura más amplia para los profesionales autónomos con servicios de asistencia sanitaria y garantías propias de una los seguros de Vida y Accidentes.

Un mediador de seguros es el indicado para asesorar sobre las opciones de seguros de baja laboral que ofrece el mercado y la opción que mejor se ajusta a cada profesional en función de múltiples variables.

Fuente: lavanguardia.com

PorAntasur

Seguros para mascotas, un ahorro que evitará desequilibrio en sus finanzas

La pandemia obligó a la mayoría de las personas a permanecer en sus hogares y con ello involucrarse más en los asuntos que conciernen en casa como el mantenimiento, pero también aumentó el ambiente de convivencia entre las familias y, entre ellos se encuentran las mascotas que en la actualidad tienen una mayor presencia en los hogares, por lo que sus cuidados y atenciones también merecen y requieren gastos que van más allá de su alimentación.

Siete de cada 10 hogares tienen una mascota, donde la mayoría son perros y gatos; aunque dichos animales de compañía representan una responsabilidad, muchas ocasiones, por falta de presupuesto, no reciben la atención requerida, es por ello que existen instrumentos que, además garantizar su protección generan un ahorro: los seguros para mascotas.

Este tipo de productos los protegen ante amenazas como accidentes, enfermedades, pérdida o robo, pero también es una alternativa para cuidar las finanzas personales y más en tiempos de crisis al estar respaldado por una póliza y así evitar gastos imprevistos.

La importancia de protegerlos

De acuerdo con la plataforma tener una mascota representa una gran responsabilidad, ya que no basta con sólo alimentarlos y brindarles un lugar donde dormir, sino que al igual que las personas, necesitan cuidados y atenciones especializadas.

“Los perros y gatos son tan propensos a sufrir enfermedades y accidentes como las personas, y el costo de estas atenciones puede llegar a afectar nuestras finanzas familiares, por lo que contar con un amparo económico es muy importante”, explicó.

Además de la atención veterinaria existen otros elementos que un seguro para mascotas ampara, por ejemplo, en caso de extravío estas pólizas cubren los gastos generados por la búsqueda de su acompañante de cuatro patas, hospedaje en caso de alguna emergencia que le impida cuidarlo e incluso gastos funerarios o de responsabilidad civil en caso de que la mascota ataque a algún tercero.

“Al igual que en las pólizas de vida o gastos médicos de personas, puedes seleccionar el monto asegurado y coberturas adicionales para personalizar el nivel de protección que le darás a tu mascota”.

En tanto, la comparadora de seguros Rastreator enfatiza que a la hora de asegurar a su mascota debe contemplar elementos como su edad y contar con documentación que muestre su estado clínico.

Antes de adquirir una póliza es necesario contemplar la edad ya que muchas empresas no aceptan mascotas con más de siete años. Asimismo se debe mostrar a la aseguradora la cartilla de vacunación y desparasitación.

¿Cuánto cuestan?

El costo de un seguro para mascotas varía dependiendo de cada aseguradora y de elementos mencionados como la edad, estado de salud, raza así como de las coberturas y suma asegurada que éste tenga.

Fuente: eleconomista.com